Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacen campaña tras la muerte de su hijo al fumar marihuana sintética

Muere con 19 años tras fumar marihuana sintéticaFacebook

Connor Eckhardt, de 19 años falleció después de fumar marihuana sintética, que se vende legalmente en California. Sus padres, que han donado los órganos de su hijo,  han organizado una campaña para evitar la muerte por esta misma causa de otros jóvenes. El chico, que fumó 'Spice' solo una vez, sufrió un coma irreversible que lo llevó a la muerte.

La tragedia de la familia Eckhardt comenzó el pasado 11 de julio cuando su hijo Connor entró en coma al fumar marihuana sintética, conocida como 'Spice' o  'K2'.
El joven de 19 años entró en coma cuando su cerebro se inflamó por falta de oxígeno y cinco días después moría, según ha publicado 'Los Angeles Times'.
Sus padres cumplieron el deseo de su hijo de donar los órganos, pero además se han movilizado en Facebook para alertar a otros jóvenes que consumen estas drogas sintéticas.
"Nuestro hijo no murió en vano," dijo la madre de Connor. "Era una luz cuando estaba vivo, y queremos que la luz siga adelante".
El mensaje de los padres es una advertencia a los jóvenes que coquetean con estas drogas creyendo que son inofensivas.

"Nuestro hijo tomó la fatal decisión de fumar un producto llamado K2 o 'spice', y quedó clínicamente muerto. Esto no es un juego, por favor ayudemnos a combatir estas drogas […] nuestro hijo murió después de fumar marihuana sintética. Esta sustancia peligrosa es legal. Ayúdemnos a salvar más vidas al compartir este mensaje", se puede leer en el perfil de la red social creada en honor al joven fallecido en California.
El 'spice' es una droga sintética, también conocida como K2, que consiste en una variada mezcla de hierbas y compuestos cannabinoides sintéticos que producen sensaciones similares a las de la marihuana.

Sin embargo, las hierbas y los compuestos químicos del 'spice' varían, imposibilitando a los usuarios saber lo que están fumando y en qué concentraciones, explican los médicos.

"La gente no se da cuenta de lo peligrosas que pueden ser estas drogas, que llegan a ser hasta mil veces más fuertes que la marihuana tradicional".