Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abuelo descubre que su nieto tiene un tumor gracias a una caricia

nefroblastoma de Wilms, cáncer abdominalFondazione Veronesi

No fue un pediatra quién descubrió el tumor del pequeño Ascanio Maria, sino el abuelo.  El pequeño tenía dos años cuando le fue diagnosticado  una neoplasia de riñón que se extendía por el abdomen. Una caricia del abuelo en la tripa de su nieto, mientras jugaban en el sofá de casa llevó a sospechar que algo no estaba bien. Los médicos confirmaron las sospechas.

La caricia alertó a la familia, porque el abuelo palpó un bulto rugoso que resultó ser un nefroblastoma de Wilms, cáncer abdominal que no tiene origen genético, según publicó The Huffington Post.
El pequeño fue sometido a una ecografía que explicase la masa palpable al riñón derecho de nueve centímetros. Lo peor que ambos riñones estaban tocados por la neoplasia.
La diagnosis fue clara: Ascanio tenía un nefroblastoma bilateral multicéntrico.
Su padre, contó al medio de información, que los riñones de su hijo parecían "la piel de un leopardo". Unos pocos meses más y "el tumor se los habría comido".
El verdadero milagro, más allá de salvarle la vida a Ascanio era preservar sus órganos. Para ello fue necesario operarlo dos veces. Uno, para extirparle la parte superior del riñón derecho y las masas 'contaminadas'.  La segunda operación para terminar la primera fase y recompactar las dos partes del riñón izquierdo.
Las operaciones fueron realizadas en un hospital de Roma, Italia, y el tratamiento del pequeño Ascanio Maria convelló, además, 43 sesiones de quimioterapia. Vive con dos porciones renales, sin que haya tenido que ser sometido a diálisis.
El niño cumplirá siete años en marzo y está bien. Hace vida normal, "idéntica a la de sus compañeros", cuenta la madre, aunque los médicos no excluyen que tenga que someterse a un trasplante de riñón en el futuro.
El nefroblastoma de Wilms golpea fundamentalmente en edades tempranas y adolescenciales. En el mundo hay unos 250.000 niños afectados con este tumor abdominal, que alcanza un 90% de curación.