Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los capellanes no intervienen en las decisiones clínicas de los hospitales madrileños

El consejero de Sanidad de Madrid, Juan José Güemes, ha asegurado que ni los miembros de la Iglesia católica, ni de otras confesiones religiosas, ni "nadie ajeno a la asistencia sanitaria", puede tomar decisiones clínicas en ningún hospital, "y mucho menos" en lo referente a cuidados paliativos.
Juan José Güemes ha comparecido tras el Consejo de Gobierno semanal para desmentir "rotundamente" una información emitida por algunos medios de comunicación que denunciaba la existencia de un convenio entre la Comunidad de Madrid y la Provincia Eclesiástica, que permitía la presencia de sacerdotes en los comités de ética de hospitales públicos. Este supuesto acuerdo permitiría a los capellanes incluso opinar si alguien debía o no recibir cuidados paliativos.
El consejero ha asegurado que los sacerdotes y cualquier otro representante de confesión religiosa están "exclusivamente" autorizados en los hospitales a "asistir a pacientes o familiares de pacientes" que lo soliciten voluntariamente y en temas sólo de carácter religioso.
Ha añadido que la presencia de los sacerdotes en los comités de ética de los hospitales públicos no es nada "nuevo" ni "exclusivo" de la Comunidad de Madrid. Y ha asegurado que, "como mínimo", otros centros hospitalarios de Cataluña, Extremadura o Castilla-La Mancha cuentan con comités de ética en los que hay miembros de la Iglesia católica.
Según Güemes, tampoco se trata de nada "nuevo", pues la asistencia religiosa en los hospitales públicos data de unos acuerdos del año 1979.
En concreto, el origen del convenio se remonta a los acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede sobre Asuntos Jurídicos del 3 de enero de 1979. También se firmó por los ministros de Justicia y Sanidad y Consumo y el presidente de la Conferencia Episcopal Española el 24 de julio de 1985 un acuerdo sobre asistencia religiosa católica en los centros hospitalarios públicos, publicado en el BOE el 21 de diciembre de 1985.