Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cardiólogos lamentan el "inmovilismo y rigidez" del SNS y abren la puerta a la colaboración público-privada

El presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Carlos Macaya, asegura que el Sistema Nacional de Salud (SNS) "arrastra un cierto inmovilismo y rigidez" que, a su juicio, ha dejado "muy poco margen para la concertación de ciertas prestaciones sanitarias" mediante acuerdos de colaboración público-privada.
Así lo ha asegurado durante una mesa redonda en el Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2011 que se está celebrando estos días en Maspalomas (Gran Canaria), en la que se han abordado los pros y contras de poseer un servicio nacional de salud público o privado y la tendencia que sigue España en relación a otros países europeos.
En este sentido, Macaya ha destacado que "los sistemas sanitarios europeos tienden a parecerse cada vez más" aunque, en el caso español, la "amplia y extensa red de centros hospitalarios públicos ha dejado muy poco margen para la concertación de ciertas prestaciones sanitarias".
No obstante, ha destacado que la situación en España está variando sustancialmente en los últimos años, citando el "creciente protagonismo" de empresas como Ribera Salud o Capio, compañías que establecen una colaboración público-privada y "acaparan cada vez mayor mercado", aportando infraestructura y cobrando de forma capitativa (por asegurado) al Estado.
Además, Macaya también ha destacado el modelo de gestión de hospitales de Suecia, donde todos los hospitales han pasado a ser de gestión privada "sin repercutir en el coste que debe pagar el ciudadano por los servicios sanitarios".
"Lo que se ha hecho es aumentar la eficiencia", un rasgo distintivo de este modelo que permite que la valoración de los médicos se base en su productividad, "de tal forma que pueden ser compensados económicamente o con más tiempo de libranza conforme sean más eficientes y productivos".
Por su parte, el presidente electo de la SEC, Vicente Bertomeu, también ha señalado el "inmovilismo" en la sanidad pública, que hace que "incluso elementos tan básicos como las normas de selección y contratación de personal son diferentes en hospitales públicos y en privados".
Además, asegura que "la solución no es exclusivamente la privatización, sino la adaptación al modelo socioeconómico actual de la normativa de la gestión sanitaria de los hospitales públicos".