Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cerveza ayuda a reducir las afecciones cardiovasculares, según un estudio

Los seis pasos para servir una cerveza perfectaGtres

Un consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza -siempre en adultos sanos-, puede favorecer la absorción de determinados nutrientes, según se desprende de un estudio sobre el efecto de la Dieta Mediterránea y en la salud cardiovascular.

La cerveza, consumida de forma moderada, podría ayudar a reducir las afecciones cardiovasculares, según se desprende del estudio PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea) sobre el efecto de la Dieta Mediterránea y el consumo moderado de bebidas fermentadas en la salud cardiovascular.
El doctor Ramón Estruch, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UB y del Hospital Clínic de Barcelona, ha presentado hoy el estudio durante el Simposio Internacional de Inmunonutrición que se celebra en Madrid.
Como ha señalado, el estudio concluye que los efectos beneficiosos de la Dieta Mediterránea se consiguen a través de la mezcla de alimentos, por lo que es "importante centrarse en patrones de alimentación y no en productos específicos".
Dicha dieta se considera saludable porque incluye una alimentación variada en la que predomina el consumo de verduras, frutas, legumbres y hortalizas, junto con cereales integrales, pescado, carnes blancas, frutos secos y aceite de oliva.
Asimismo, ha señalado que un consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza -siempre en adultos sanos-, puede favorecer la absorción de determinados nutrientes como los polifenoles, un tipo de antioxidantes presentes en dichas bebidas y otros alimentos de origen vegetal.
En relación a esto, el doctor ha resaltado que "tras el consumo diario durante cuatro semanas de cerveza tradicional y sin alcohol, se halló isoxanthohumol en la orina de los participantes que habían consumido estas bebidas, pero no en las personas que habían ingerido destiladas". El xanthohumol y el isoxanthohumol son compuestos antioxidantes que reducen el estrés oxidativo, actúan como antiinflamatorios y ayudan a la formación de nuevos vasos sanguíneos.
Durante su ponencia, el Dr. Ramón Estruch también ha hecho referencia al estudio 'Bases científicas de los efectos beneficiosos del consumo moderado de cerveza en el sistema cardiovascular', publicado en revistas como Atherosclerosis y Nutrition Metabolism, que concluye que el consumo moderado y regular de cerveza en las comidas principales podría ejercer un efecto protector en la aparición y progresión de la aterosclerosis, que implica el endurecimiento de los vasos sanguíneos por la acumulación de grasa, así como sobre diferentes factores de riesgo cardiovascular.
Otra de las conclusiones a las que llegó la investigación fue que la presión arterial sistólica se redujo tras el consumo moderado de cerveza, especialmente cuando esta no contenía alcohol. Por el contrario, otras variables de carácter beneficioso aumentaron, como el HDL (colesterol bueno) y la concentración sanguínea de células progenitoras endoteliales, lo que implica un incremento de la capacidad de regeneración del endotelio.
El doctor Ramon Estruch ha afirmado que dichos beneficios se deben a la propia naturaleza de la cerveza que "es una bebida fermentada, elaborada a partir de ingredientes naturales, que contiene vitaminas y minerales, además de ser fuente de compuestos bioactivos como los polifenoles".
"El consumo de alimentos ricos en este tipo de compuestos podría ayudar a disminuir enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas o diabetes. Así, el consumo moderado de bebidas fermentadas podría ser una opción saludable para acompañar a las comidas en el marco de una Dieta Mediterránea", ha considerado.
Asimismo, Estruch ha hecho hincapié en la importancia del patrón de consumo de bebidas fermentadas, afirmando que para obtener efectos positivos para la salud, "es necesario seguir un patrón de consumo regular y moderado, siempre acompañado de alimentos".
Por el contrario, un consumo irregular y excesivo tendría efectos opuestos. En la misma línea, ha advertido de los riesgos de la ingesta abusiva de bebidas alcohólicas y ha puntualizado que, aunque la ingesta semanal se mantenga en los límites del consumo moderado, si éste se realiza de forma localizada durante el fin de semana, los beneficios de las bebidas fermentadas desaparecerían, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y otras afecciones asociadas al consumo excesivo de alcohol.
El doctor Estruch ha definido el consumo moderado como la ingesta de entre una y dos cañas al día en el caso de las mujeres (no más de 15 gramos de alcohol) y entre dos y tres cañas para los hombres (no más de 30 gramos).