Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cirugía endoscópica con ultrasonidos para intervenciones mínimamente invasivas hace frente a la cirugía robótica

La introducción de ultrasonidos en la cirugía endoscópica transoral ha supuesto una revolución en las intervenciones mínimamente invasivas de cabeza frente a la cirugía robótica ya que es mucho más accesible a los pacientes y menos costosa.
La 'Cirugía Endoscópica Transoral Ultrasónica' (TOUSS, por sus siglas en inglés) utiliza la boca como puerta de entrada para la introducción de material, así como instrumental de corte y coagulación por ultrasonido.
"'TOUSS' es una técnica mucho más accesible para todos los pacientes y menos costosa que la 'Cirugía Transoral Robótica', que hasta el momento se había confirmado como la tecnología más puntera, pero que resultaba muy difícil de trasladar a todos hospitales", ha explicado el doctor Mario Fernández Fernández, del servicio de Cirugía de Cabeza y Cuello de MD Anderson Cancer Center Madrid y precursor de 'TOUSS' en España.
APLICACIONES DE 'TOUSS'
Las aplicaciones más importantes de 'TOUSS' son las relativas al campo de la oncología, aunque también existen otras intervenciones como la estenosis de esófago, la cirugía del ronquido o ciertas lesiones benignas, que pueden ser operadas de forma mínimamente invasiva con cirugía basada en ultrasonidos.
"Nuestro objetivo es consolidar 'TOUSS' como una alternativa real a la cirugía robótica y accesible a cualquier institución, de forma que el epicentro de esta técnica se sitúe en MD Anderson Madrid", señala el doctor Fernández.
"Desde esta unidad queremos progresar en el desarrollo de los métodos mínimamente invasivos aplicados a nuestra área, no sólo de los transorales, ya que hay estructuras que no son accesibles mediante este método, como es el caso de la glándula tiroides, paratiroides y otras estructuras del cuello, para las que se utilizaría otro tipo de procedimientos mínimamente invasivos" indica el especialista de MD Anderson Madrid.
De igual forma que los tratamientos de quimioterapia y radioterapia han evolucionado para lograr una mayor efectividad y menor grado de toxicidad para el paciente oncológico, la cirugía mínimamente invasiva se ha desarrollado para limitar al máximo el daño infligido sobre los tejidos sanos.
"Nuestro ámbito de crecimiento sigue este camino y el objetivo es extirpar los tumores limitando la intervención al problema, sin necesidad de actuar sobre el tejido sano, procurando un mínimo impacto para el paciente y acortando los tiempos de recuperación", ha destacado el doctor.
"Las intervenciones quirúrgicas planteadas desde esta unidad están especialmente diseñadas para las personas con tumores en la zona de cabeza y cuello que se encuentran bajo tratamiento radioterápico, ya que minimizan en un alto grado el impacto sobre los tejidos previamente radiados y acortan su período de recuperación", ha concluido.