Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los comedores sociales y los centros de acogida proporcionan más de 2.200 comidas diarias en Madrid

Los comedores sociales y los centros de acogida proporcionan más de 2.200 comidas diarias en la capital, como ha destacado este martes la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, tras visitar el comedor social y centro de Día Luz Casanova, en Chamberí.
Allí ha comprobado que la crisis ha hecho que los comedores sociales tengan que atender nuevos perfiles, alejados de la figura del sin techo.
También ha apuntado que el Ayuntamiento dedicó en el ejercicio pasado un total de 70.000 euros a subvenciones de comedores sociales, además de entregar 14.687 euros al Banco de Alimentos.
El Luz Casanova está incorporado en la Red de Centros para la Integración y Ayuda de Marginados (FACIAM), entidad con la que este Ayuntamiento mantiene un convenio de colaboración por un importe de 1,1 millones de euros.
Los comedores sociales son recursos con larga trayectoria asistencial. Algunos funcionan desde el siglo XVII y con el tiempo, como ha explicado Botella, "han pasado de ser un dispositivo en el que exclusivamente se proporcionaba comida a ser centros de intervención integral, donde además se prestan servicios a personas en riesgo de exclusión social".
Madrid cuenta en la actualidad con 16 comedores sociales, distribuidos principalmente en los distritos centrales de la ciudad, "ya que era el lugar en el que se encontraban tradicionalmente las personas sin hogar", ha detallado la alcaldesa.
Ana Botella explicó que el perfil de usuarios de dichos comedores en los últimos años ha cambiado. "Cada vez es mayor el número de personas en situación de precariedad económica que cuentan con vivienda (extranjeros sin recursos, parados de larga duración y sin prestación, mayores con pensión no contributiva...) que utilizan el comedor para poder seguir "pagando el alojamiento con el ahorro que le supone los gastos de comida".
Este nuevo perfil de usuarios se ha incrementando considerablemente a lo largo de los dos últimos años como consecuencia de la crisis económica; "esta situación ha obligado a proporcionar, en algunos comedores sociales, comida preparada y alimentos a las personas que tienen casa y que se la llevan a la misma".