Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez consejos sobre cómo actuar en caso de problemas oculares de urgencia

Una mujer poniéndose una lentillaGtresonline

Fundación Rementería ha elaborado un decálogo de consejos sobre cómo actuar en caso de problemas en la vista de urgencia, en el director médico de la organización, Javier Hurtado, ha destacado que sólo necesitan de una visita urgente al oftalmólogo las alteraciones como la visión de manchas o moscas, distorsionada o doble, o la pérdida de visión.

Los casos de problemas oculares en los que se recomienda visitar al oftalmólogo de urgencias incluyen la visión borrosa durante horas, así como "la visión de líneas onduladas que puede ser un indicativo de que la retina está inflamada", ha concretado el experto.
Sin embargo, la conjuntivitis vírica es el problema de visión más consultado en las Urgencias de Oftalmología, seguido del ojo seco, a pesar de que "no revisten gravedad".
En este sentido, uno de los aspectos clave a tener en cuenta para determinar si el problema es urgente "es su duración". "Si llevamos un mes sufriendo los síntomas, lo normal es que no sea grave, ya que los casos más complicados suceden en poco tiempo, días u horas", ha apuntado. También hay que considerar la manifestación de los síntomas, es decir, puede haber un enrojecimiento del ojo a la vista de todos pero el paciente no siente nada, por tanto no hay gravedad, ha añadido.
EL SÍNTOMA MÁS PREOCUPANTE ES EL DOLOR
En cuanto a los síntomas que podemos sentir en el ojo, el que de verdad es preocupante y por el que se debe acudir de inmediato a un oftalmólogo "es el dolor", explica Hurtado.
Los síntomas como ardor, sensación de arenilla, lagrimeo o picor "son menores", aunque deberán estar más alerta a ellos aquellas personas que usen lentes de contacto, ya que en ellas "las complicaciones se pueden agravar", advierte. Ante la duda, aconseja que "lo mejor es dejar de usarlas por unos días, utilizar lágrimas artificiales y, si los síntomas persisten, acudir al especialista".
Las conjuntivitis suelen ser patologías muy frecuentes. Los casos más leves "solo requieren ser tratados con paños de agua fría para bajar la inflamación y la aplicación de suero fisiológico". En caso de que los síntomas se agraven y se produzca una disminución de la visión, hinchazón del párpado o dolor, "serán necesarios el uso de colirios y por tanto la visita al oftalmólogo", concluye.
En otras conjuntivitis como la alérgica, el motivo más frecuente de consulta es el picor pero, "es importante saber que sólo será urgente cuando el picor sea fuerte y continuo ya que puede ser señal de una conjuntivitis alérgica de gravedad".
LA CONJUNTIVITIS VÍRICA SE CONTAGIA POR CONTACTO DIRECTO
Por su parte, la conjuntivitis vírica "no suele ser un problema grave y se manifiesta con enrojecimiento del ojo y aparición de legañas", asegura el doctor. Suele ser transitoria pero molesta y tiene una duración normal de diez días, aunque puede prolongarse hasta tres semanas, comenta. Lo más importante, según este especialista, es el riesgo de contagio ya que se transmite por contacto directo, "con lo que hay que tener cuidado de no compartir ciertas prendas y no rascarse los ojos".
Otro problema de consulta frecuente es el "ojo seco", cuya incidencia se está incrementando debido al uso de pantallas electrónicas. "Sin embargo, no es grave y, por tanto, tampoco urgente", indica Hurtado.
Se debe sobre todo a una escasez de lágrimas vinculada al envejecimiento y sus síntomas son los de sequedad y cuerpo extraño, aunque también se puede acompañar de ardor o escozor, picor, lagrimeo excesivo o irritación. Por ello, se recomienda "evitar el aire acondicionado directo a los ojos, el maquillaje, el tabaco, el polvo y el contacto directo con el cloro de las piscinas, así como el uso de lágrimas artificiales de forma ocasional", subraya el especialista.