Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El coronel que repatrió a los misioneros afirma que se hizo "sin pánico" y con una preparación adecuada

El coronel médico jefe de la Unidad Médica de Aeroevacuaciones, José Ignacio Peralba, encargado de la repatriación de los dos misioneros españoles contagiados con el virus del ébola, afirma que la operación se realizó "sin pánico", con una preparación adecuada fruto de una instrucción previa y la toma de "precauciones adicionales" para evitar riesgos.
Peralba ha hecho estas declaraciones a los periodistas antes de participar en el I Congreso Internacional de Sanidad Militar que se celebra en el Parque de las Ciencias de Granada con la asistencia de expertos nacionales e internacionales para profundizar en el conocimiento y perfeccionamiento de las misiones encomendadas a la sanidad militar, con especial énfasis en el virus del ébola y en la implicación que están teniendo las Fuerzas Armadas en esta materia.
El coronel encargado de repatriar a los dos misioneros ha garantizado que el personal militar que intervino en ambas evacuaciones "estaba muy preparado" y actuó "sin pánico, tranquilamente, siguiendo los protocolos", tal y como se trabaja en el Ejército.
"Cuando se recibe una orden se ejecuta lo mejor que se puede y cuando se entra en un campo desconocido siempre tomamos precauciones adicionales, y en este caso así se hizo", ha relatado, al tiempo que ha recordado que el virus del ébola se transmite por secreciones y que la evacuación de los pacientes se hizo introduciéndoles en cámaras totalmente aisladas.
Preguntado sobre si el personal militar está más preparado para hacer frente a estos casos que la medicina civil tras el contagio de la sanitaria Teresa Romero, el coronel Peralba ha subrayado que "los accidentes ocurren", pues en sanidad "nada exacto", al tiempo que ha abogado por la preparación y el perfeccionamiento continuo de los protocolos.
También ha considerado que el problema que se está registrando en África es humanitario y, en un mundo cada vez más globalizado, la implicación es "fundamental" para ayudar a la resolución de este asunto.
MEDIOS
Por su parte, el coronel Pedro Encinas, presidente del comité organizador del congreso, ha destacado que las Fuerzas Armadas cuentan con "las estrategias y los medios" para afrontar este tipo casos: "las cabinas de aislamiento las teníamos nosotros, estamos siempre preparados y contamos con medios especiales; por ejemplo ahora en el Hospital Gómez Ulla está prácticamente terminada la planta 22, que es la planta de infecciosos" y su diseño "era anterior a lo que ha pasado con el ébola", ha relatado.
Preguntado sobre el uso por parte de Estados Unidos de las bases estadounidenses de Morón de la Frontera (Sevilla) y Rota (Cádiz) dentro de la misión que desarrolla el país norteamericano contra el ébola en África occidental, el coronel Encinas ha rehusado "hacer juicios de valor", pero ha garantizado que "existen los medios y los protocolos necesarios para asumir esta clase de operaciones sin asumir riesgos", pues el personal está "instruido suficientemente para que no pueda suceder nada".
El I Congreso Internacional de Sanidad Militar se celebra en el Parque de las Ciencias de Granada del 22 al 25 de octubre para, entre otros asuntos, abordar vías de colaboración entre la Sanidad Militar y otras instituciones, organismos, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y sanidad civil.
El programa científico del congreso, que complementa a la Exposición de Sanidad Militar que también acoge el parque, constará de seminarios por ejércitos y por especialidades fundamentales, mesas redondas, conferencias magistrales y comunicaciones.