Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis cambia el perfil de la pobreza en España

Dolores, con cuatro hijos, ha tenido que dejar de trabajar porque uno de ellos ha enfermado. No le ha quedado más remedio que acudir a un comedor social.  Igual que Vicente, de 60 años, que se lamenta porque con una paga de algo más de 300 euros tampoco llega al día 30.  En España con la crisis, los comedores se están llenado de perfiles como estos. Familias, con el padre en paro o integrada por mujeres solas con personas a su cargo, y también casos de señoras mayores con pensiones no contributivas o mínimas.
En el primer semestre del año, el número de peticiones de ayuda superaron el 70% del total registradas en 2007. Según Cáritas, y teniendo en cuenta que la situación ha empeorado después del verano, serán necesarios más recursos para atender al creciente número de personas en situación de vulnerabilidad.
Según un informe realizado por la ONG, hasta el mes de junio se ha producido un aumento de más del 55% en el número medio de demandas de ayuda económica, sobre todo, para alimentos, transporte y para hacer frente a los gastos de vivienda y en ocasiones desahucios, y del 40% en el número medio general de demandas.
Pobreza y exclusión
"Necesitamos donativos para atender a la situación de pobreza y exclusión" que viven estas personas, ya que, según ha explicado el secretario general de Cáritas, Silverio Agea, las aportaciones que prestan las administraciones públicas para la acogida asistencial fue del 8,6% en 2007, por lo que el resto -el 91,4- se cubre con fondos privados.
En 2007, más de 10 millones de personas recibieron la asistencia de esta organización, 993.839 en España.
La organización reclama redoblar los esfuerzos en los programas para mayores, donde se invirtieron el mayor porcentaje del presupuesto -14,81%-, y el de acogida y atención primaria, por el efecto de la crisis económica, junto a los de empleo para ayudar a personas con baja cualificación.
Cataluña y Andalucía, las más necesitadas
Por autonomías, se invierten los mayores recursos en Cataluña (22,7 millones de euros), Andalucía (22,5) y Madrid (22,1), y reciben menos Cantabria (1,7), La Rioja (1,9) y Murcia (4,4). Respecto a la procedencia, el 39,6 por ciento fueron fondos públicos y el 60,4 por ciento privados.
  AGE/EB