Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio sobre depresión describe variaciones más monótonas en la conectividad neuronal

Una investigación catalana en pacientes con trastorno depresivo mayor (TDM) ha identificado variaciones en los patrones de la actividad cerebral en estado de reposo ('resting state'), entre las que ha detectado que la conectividad funcional neuronal se hace más monótona que en personas sanas.
Las variaciones en los patrones de la actividad cerebral en que ha detectado ayudan a caracterizar mejor el que es el trastorno mental más prevalente en el mundo, ha publicado la revista 'Human Brain Mapping'.
El coordinador del estudio, Gustavo Deco, ha explicado a Europa Press que esta mayor monotonía está relacionada con el rumianismo, un fenómeno en el que uno "se engancha con su propio problema, con su obsesión, y entra en un 'loop'".
En una situación normal, diferentes partes del cerebro hablan unas con otras, con un repertorio muy amplio, mientras que en depresión el repertorio se reduce y empiezan a ser menos las áreas que hablan unas con otras, lo que está relacionado con una falta de creatividad para resolver un problema, que se resolvería fácilmente en pacientes sanos, ha observado Greco, profesor de investigación de la Universitat Pompeu Fabra (UPF).
27 PACIENTES
Se ha comparado la conectividad cerebral global y local de 27 pacientes con diagnosis de TDM procedentes del Hospital de Bellvitge de Barcelona y 27 personas sanas que han servido de control, a través de la resonancia magnética funcional (fMRI BOLD), con la participación de científicos clínicos de varios hospitales nacionales y centros de investigación internacionales.
Con esta técnica, los investigadores obtuvieron series temporales del consumo de oxígeno cerebral a nivel global y local, a fin de identificar las variaciones en la conectividad funcional en ambos grupos de sujetos en estudio.
Tras el análisis de la conectividad funcional dinámica se ha visto que los pacientes con depresión presentan una estabilidad y una sincronización fuera de los patrones de actividad cerebral normales, unos patrones similares a los estados reflexivos y de pensamiento; también presentan un incremento en la conectividad general y una disminución en las conexiones específicas del cerebro.
El estado de reposo es particularmente importante en el TDM porque refleja estrictamente la actividad del cerebro debida únicamente a sus propiedades intrínsecas y, por consiguiente, "no está contaminada por los imperativos de una tarea o una estimulación externa".