Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bloque desalojado por una explosión en Lleida no tiene daños y los vecinos volverán a sus casas

El edificio del número 6 de la plaza de la Sal de Lleida desalojado la noche de este domingo por una explosión no ha sufrido daños destacables, por lo que los vecinos podrán volver a él, según ha informado la alcaldesa accidental, Montse Parra.
En declaraciones a los medios, Parra ha precisado que el edifico ha sido momentáneamente precintado a causa de la muerte de una vecina, ya que la policía científica debe hacer "un análisis detallado".
Sin embargo, ha asegurado que los vecinos podrán volver a casa cuando acaben sus pesquisas, y ha precisado que la Paeria se reunirá a las 17.00 horas con los afectados para informarles.
La mayoría de vecinos del edificio, de siete plantas y cinco puertas en cada una, se ha alojado esta noche en casas de amigos y familiares, aunque 14 personas han sido realojadas por el Ayuntamiento.
Aunque la cifra inicial que proporcionó la Paeria era de 11, se ha elevado puesto que los tres heridos leves que fueron atendidos en el hospital fueron dados de alta y también pasaron la noche con la ayuda del Ayuntamiento.
ALTA HOSPITALARIA
Los tres heridos leves que habían estado en el Hospital Arnau de Vilanova por intoxicación de humo --un abuelo y sus dos nietos-- fueron dados de alta a las pocas horas, según ha informado a Europa Press el centro sanitario este lunes.
En el incidente murió una mujer de 49 años tras la explosión posiblemente intencionada de una bombona de butano en el piso donde estaba, y cinco personas resultaron heridas leves: dos bomberos por efecto del calor de la llamas y tres vecinos por inhalación de humo del incendio provocado por la explosión.
Los Bomberos recibieron el aviso a las 22.49, extinguieron las llamas a medianoche con hasta 15 dotaciones, y después retiraron los restos del siniestro de la plaza de la Sal --en el casco antiguo y en zona comercial de la ciudad--, que fue acordonada.