Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez detenidos por organizar peleas de gallos clandestinas en Girona

Los agentes han detenido a las diez personas, con edades entre los 28 y los 53 años, como presuntos autores de un delito contra la flora, fauna y animales de compañía. La policía ha denunciado a 27 personas como presuntos autores de una falta penal contra los intereses generales, por participar en este espectáculo no autorizado y en que se maltrataban animales, y a otras diez personas administrativamente por tenencia de armas reglamentadas sin necesidad de llevarlas. 
En febrero, informadores anónimos alertaron a la comisaría de Girona que en esta finca se realizaban periódicamente peleas de gallos, con una gran afluencia de personas, y se podían escuchar gritos de los animales y de personas que animaban en el interior de un cobertizo.
Tras dos meses de investigación, los Mossos dispusieron de indicios suficientes para conocer que el 2 de mayo se iba a celebrar una nueva sesión ilegal de peleas de gallos.
Sofisticado ring  
Los Mossos intervinieron por sorpresa en el interior de la barraca, donde se estaban realizando las peleas. Identificaron a los organizadores y participantes activos en las peleas y se localizaron a un total de 50 personas sentadas en unas graderías y bancos que encerraban la zona de lucha, iluminada con dos focos.
Este 'ring' estaba confeccionado con láminas de plástico trasparente para facilitar la visión de las peleas, y en la misma barraca se encontraron jaulas para ubicar a los animales que tenían que competir.
En el interior se encontraron 24 gallos con la estética de gallos de pelea, con las crestas recortadas, los espolones limados, sin plumas en la espalda y el pecho y las plumas del cuello con las puntas recortadas, incluso a algunos se les había puesto espolones artificiales para aumentar el daño y dolor en los oponentes.
La policía, que entregó los animales a una asociación protectora de animales, intervino en el registro 33.300 euros que presuntamente estaban destinados a las apuestas y a diversos instrumentos para realizar curas por heridas leves.
De las 10 personas detenidas, ocho quedaron en libertad a la espera de que el juez los cite a declarar, mientras que los otros dos pasaron a disposición de juzgado de instrucción de guardia en Girona.