Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un abogado encabeza el equipo que elaborará el Programa Nacional de DD.HH. en Chile

Salinas destacó la importancia de controlar el cumplimiento de los compromisos que se adquieran en el plan. EFE/Archivotelecinco.es
El abogado chileno Alejandro Salinas encabezará el equipo encargado de elaborar el Programa Nacional de Derechos Humanos, uno de los compromisos que adquirió el Ejecutivo de la presidenta Michelle Bachelet a su llegada a La Moneda.
Este instrumento analizará la situación de los derechos humanos en el país y tratará de definir los objetivos y compromisos de los órganos del Estado en la materia.
"Es un instrumento para mirar hacia el futuro", dijo a Efe Salinas, quien expresó su deseo de que, a parte de los organismos de gobierno, también tengan en cuenta sus indicaciones otros estamentos como el poder judicial y el Legislativo.
Un equipo de seis o siete personas trabajará a partir de mañana en la elaboración del documento, que deberá ser entregado al Gobierno chileno a principios del próximo octubre.
El abogado, que fue director de Amnistía Internacional en Chile, explicó que la primera fase del trabajo consistirá en elaborar un diagnóstico de la situación actual de los derechos humanos en el país.
"Analizaremos lo que dicen los organismos internacionales, como los comités de Derechos Humanos o la Corte Interamericana, y veremos también qué se ha hecho en los últimos años en el país", apuntó Salinas.
Seguidamente se definirá el área temática y se establecerán los objetivos y metas, y el plan pasará a una fase de consulta con expertos antes de ser entregado, dijo el abogado.
El plan, que tratará algunos de los temas más ocurrentes en la materia como las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura de Pinochet (1973-1990) o los derechos de las minorías indígenas, podría tener una vigencia de cinco años, tras los cuales será actualizado.
Salinas destacó la importancia de controlar el cumplimiento de los compromisos que se adquieran en el plan, y recalcó que el documento debería tenerse en cuenta para las futuras políticas de derechos humanos.
Por su parte, el director de Amnistía Internacional (AI) en Chile, Sergio Laurenti, consideró una "muy buena noticia que el Gobierno haya recuperado su liderazgo en materia de derechos humanos" y haya elegido para esa labor a un abogado "comprometido" con esa causa.
Laurenti dijo a Efe que AI "ha insistido desde hace varios años en la necesidad de que el Ejecutivo trace una mapa de ruta que delinee avances que no se restrinjan sólo a hechos del pasado", en alusión a las violaciones cometidas durante la dictadura.
Asimismo, apostó por que ese plan nacional tenga como sustrato la agenda de derechos humanos del Bicentenario (de la independencia de Chile, que se celebrará en 2010), elaborada por unas 40 organizaciones sociales encabezadas por AI.