Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La electroestimulación transcraneal de baja intensidad reduce el dolor de las personas con fibromialgia

La electroestimulación transcraneal de baja intensidad reduce el dolor y mejora la calidad de vida de las personas con fibromialgia, tal y como ha comentado el responsable de la Unidad de Fibromialgia del Milenium Centro Médico Iradier del Campus CIMA de Sanitas en Barcelona, Antoni Fernández-Solá.
Precisamente, su centro ha incorporado esta técnica a su cartera de servicios. "Llevamos varios meses con esta nueva técnica y los resultados son muy positivos. Tras 4 o 5 sesiones, los pacientes afirman sentir menos dolor, menos rigidez articular, una mayor movilidad y, en general un mejor estado de salud. Además, hemos detectado que esta mejora en la calidad de vida de las personas con fibromialgia permite reducir su necesidad de analgésicos, lo que redunda en menos efectos secundarios de la medicación", ha explicado.
Y es que, la electroestimulación transcraneal de baja intensidad genera estímulos magnéticos que se aplican sobre la cabeza mediante un dispositivo que el paciente se pone como si se tratara de un gorro. El tratamiento, tal y como ha comentado el experto, se basa en la estimulación magnética del cerebro con el objetivo de reducir la sensibilidad de los centros del dolor, disminuyendo el dolor fibromiálgico de los pacientes.
AMBIENTE LIBRE DE CARGAS ELECTROMAGNÉTICAS
"El hecho de que el campo aplicado sea de baja intensidad y frecuencia obliga a realizar la terapia en un ambiente libre de cargas electromagnéticas. En nuestro caso hemos optado por una cabina de Faraday que permite que la terapia sea plenamente efectiva. El procedimiento, en cualquier caso, es indoloro y no invasivo, muy cómodo para el paciente y muy seguro", ha señalado el especialista.
Dicho esto, Fernández-Solá ha destacado las ventajas de esta nueva técnica, asegurando que tiene un efecto "duradero" y mejora de manera "radical" la calidad de vida de las personas y proporciona una solución al problema de dolor crónico que padecen los pacientes con fibromialgia.
"Seguramente sea una técnica útil para el tratamiento del dolor en otras tipologías aunque nosotros nos hemos centrado en el ámbito de la fibromialgia. Es importante que los pacientes que busquen terapia para el dolor se pongan en manos de un médico experto. En el caso de esta terapia existen muy pocas contraindicaciones pero, en cualquier caso, el tratamiento debe ser indicado por un médico especialista, que además, valorará si existe alguna contraindicación específica en cada paciente", ha zanjado el experto.