Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡No estoy embarazada, sólo acabo de cenar!

El vientre de Kerri crece sin parar hasta parecer una embarazada. Foto: Iberpresstelecinco.es
Kerri Dowdswell de 23 años puede sentarse a comer todo lo que quiera hasta parecer una embarazada y que en cuestión de horas, su vientre vuelva a reducirse a un tamaño normal.
Kerri se ha visto obligada a comprarse unos pantalones de premamá para ponerselos mientras cena, ya que el elástico le permite que su tripa crezca sin que las prendas le opriman.
Este caso ha desconcertado a los médicos que llevan 10 años intentando averiguar las causas de la hinchazón. Lo cierto es que tras hacerle pruebas de alergia e intolerancia alimentaria, todas resultaron negativas, y aunque le cambiaron su dieta muchas veces, nada udo impedir que este fenómeno volviese a pasar.