Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 64% de los emprendedores con discapacidad que acuden a FSC Inserta lo hace por "dificultades para encontrar empleo"

Un 64 por ciento de los personas con discapacidad que participan en los programas de emprendimiento social de FSC Inserta lo hace por "dificultades para encontrar empleo", según ha explicado el técnico Javier García Carromero, que ha participado en una mesa redonda sobre la materia en la Agencia de Innovación de Valladolid.
El técnico de la entidad para el empleo y la formación de Fundación ONCE ha expuesto sus planteamientos junto a representantes del programa de Emprendimiento Social de La Caixa y de la Fundación Santa María la Real.
García Carromero ha explicado que en las encuestas que suelen realizar a las más de 1.300 personas que han pasado por sus programas en distintos puntos del país señalan en el 64 por ciento de los casos que el motivo de su participación es por las "dificultadas para encontrar empleo". Además, el 60 por ciento de ellos asegura tiene una idea de emprendimiento que no ha podido poner en marcha por falta de capital.
FSC Inserta, cuya plantilla está formado por un 80 por ciento de personas con discapacidad, ofrece seminarios y talleres en los que se busca ayudar a estos ciudadanos a "superar las muchas barreras" que suelen encontrar para acceder a la actividad productiva, tanto en sentido físico, como "material y económico".
García Carromero ha incidido en la labor de los talleres, que se imparten en las modalidades de Creatividad, Proyecto de Negocio y Plan de Negocio, al tiempo que se aporta asistencia técnica individual y personalizada.
La entidad también ofrece, para las personas que tras pasar por los talleres ponen en marcha un proyecto empresarial un servicio de asistencia técnica y un año de acompañamiento, tanto para colaborar en el crecimiento y mantenimiento del negocio, como para "reflotar" proyectos que no avanzan según lo deseado.
Por su parte, el director de Emprendimiento Social de la Obra Social La Caixa, Francesc Ventura, ha explicado el funcionamiento del programa que puso en marcha en 2011 en la obra social de la entidad financiera catalana y que, en su convocatoria de 2014, ya cerrada, ha contado con 280 solicitudes de las que una veintena será seleccionada.
Los elegidos para formar parte de este programa, además de los 25.000 euros de ayuda que aporta la Obra Social, contarán con otras aportaciones que serán "mucho más valoradas", como las jornadas de formación en al Escuela de Negocios IESE, el acompañamiento en los procesos de decisión, y el acceso a una red de emprendedores sociales dirigidas a establecer sinergias de negocio.
Ventura ha puntualizado que en la convocatoria, que se ha cerrado hace unos días, pueden participar tanto empresas con hasta tres años de antigüedad, emprendedores que quieran poner en marcha una idea y ni siquiera hayan constituido la sociedad, como entidades sociales que quieran abrir líneas de negocio.
EMPRESAS SOCIALES
En este sentido, ha destacado varios ejemplos de 'empresas sociales', como la fábrica de yogures 'La Fageda', de la comarca gerundense de La Garrotxa, que tiene como objetivo emplear a todas las personas con problemas de salud mental de la zona --hay un cero por ciento de paro en personas con esta discapacidad-- y que se sitúa como la segunda marca más vendida de yogures en Cataluña.
Por último, el representante de la Fundación Santa María la Real Álvaro Retortillo ha dado detalles sobre las Lanzaderas de Empleo, que se crearon en 2013 como continuación del trabajo llevado a cabo durante décadas por este entidad con las Escuelas-Taller.
El objetivo de las Lanzaderas, ha precisado, es abordar la búsqueda de empleo como un "proceso de trabajo" con la ayuda de la sociedad y de otras entidades y con la metodología del 'coaching'. Estos grupos se configuran como "una empresa o un equipo" para constituir una red en la que "todo el mundo se vea apoyado".
En la primera edición, en 2013, se crearon cinco lanzaderas --cuatro en la Comunidad de Cantabria y una en Aguilar de Campoo (Palencia), mientras que en 2014 se terminará el año con entre 45 y 50 grupos en todo el país. El resultado el año pasado fue que un 63,16 por ciento de los participantes encontró empleo; un 58,21 por ciento realizó algún tipo de estudio durante la duración del programa y un 25,37 trató de desarrollar alguna iniciativa emprendedora.
La mesa redonda ha formado parte del programa de la Jornada 'Innovación Social, una Realidad para Emprender', organizada por la Agencia de Innovación de Valladolid.