Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre pasa diez horas encarcelado por un error judicial que le confundió con su padre, en busca y captura por estafa

Los Mossos d'Esquadra, por un error de la Audiencia de Barcelona en la identificación, detuvieron en Canet de Mar (Barcelona) a un hombre que pasó diez horas en los calabozos por la confusión de sus datos con los de su padre, que está en busca y captura por un presunto delito de estafa.
En la madrugada del 12 de julio, Francisco Javier B., de 43 años y vecino de Barcelona, estaba con su mujer y sus dos hijos en un hotel --donde se alojaban después de asistir a una boda--, cuando a las 5.30 horas dos agentes lo arrestaron, según un informe policial al que ha tenido acceso Europa Press.
La orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión por un presunto delito de estafa provenía de la Sección Segunda de la Audiencia de Barcelona, y recogía los datos del arrestado, quien tiene el mismo nombre y primer apellido que su padre. A través de su familia, el arrestado pudo avisar de madrugada a un abogado de lo que había sucedido para que gestionase su salida de los calabozos.
Tras intentar sin éxito que los Mossos lo dejasen en libertad, horas más tarde el letrado logró que el Juzgado de Instrucción 7 de Arenys de Mar (Barcelona) --que estaba de guardia-- acordase "dejar sin efecto la detención".
Eran las 15.30 horas del día siguiente --tras diez horas de arresto--, cuando la juez decidió dejarlo en libertad tras comprobar que "en el sistema informático no consta la orden de búsqueda y detención" respecto a esta persona que había emitido la Audiencia.
Lo hizo a condición de que el lunes a primera hora compareciese ante la Sección Segunda de la Audiencia de Barcelona que, a petición del interesado, ese día emitió un certificado en el que confirmó que, aunque su nombre aparece en un listado de Mossos, el que está en busca y captura es el padre.