Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El esfuerzo del SEM para intentar salvar a Talía, el bebé que nació tras fallecer su madre

Los médicos vieron que era imposible hacer nada por salvar la vida a Nadia, embarazada de 9 meses. Su compañero sentimental le había disparado un tiro en la cabeza y no pudo sobrevivir. Por eso, se centraron en el bebé. Sacaron a la madre del ascensor, donde yacía muerta, al rellano de la escalera y le hicieron una cesárea. Los médicos del SEM empezaban entonces una carrera contrarreloj.
En el momento en que a la madre se le paraba el corazón, su hija Talía también sufría una parada cardiorrespiratoria. Por eso, empezaron las tareas de reanimación manual. A continuación, la trasladaron al hospital en una ambulancia medicalizada especial para niños, en una incubadora.

Este vehículo fue clave para mantener las constantes de la pequeña hasta llegar a la UCI. Y es que cuenta con el mismo material que una ambulancia para adultos, pero adaptado a niños. Así, los desfibriladores o las mascarillas de oxígeno son de tamaño más reducido que los convencionales.

Además, los profesionales que trabajan en ella son médicos pediatras. En España sólo hay dos ambulancias como la que atendió ayer a la pequeña Talía, las dos en Cataluña.