Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres de cada diez españoles siente miedo y ansiedad a la hora de ir al dentista

La odontofobia, o miedo a ir al dentista, afecta a casi la mitad de adolescentes españoles (48,3%) y se estima que "tres de cada diez personas tienen un miedo que puede provocarles que eviten una visita odontológica", tal y como indica la odontóloga de Sanitas Dental, Patricia Zubeldia.
En el caso de las personas mayores el porcentaje se reduce al 40,3 por ciento, mientras que los niños son los que presentan menor fobia con un 28,9 por ciento.
No acudir al dentista por temor "puede convertirse en un problema, ya que eludir el tratamiento puede provocar un deterioro de la salud dental; a esto se suma un sentimiento de culpa, ansiedad y, muchas veces, vergüenza, que refuerzan la actitud de evitar ir al dentista", señala la experta.
PSICOLOGÍA Y RELAJACIÓN PARA EVITAR LA ODONTOFOBIA
El dolor, la postura incómoda, la incertidumbre ante el procedimiento así como el coste económico del tratamiento son algunas de las causas de la odontofobia. Para facilitar la comodidad y el bienestar de las personas que sufren fobia y ansiedad en la clínica dental, Sanitas ha lanzado un proyecto, la sedación consciente para pacientes dentales.
Con este método "Se elimina la sensación de ansiedad o estrés y permite que la experiencia sea más agradable al mismo tiempo que facilita el trabajo del profesional", explica la odontóloga.
Además, el paciente permanece consciente y preserva la capacidad de respuesta ante estímulos verbales del dentista colaborando en el tratamiento.
SEDACIÓN INHALATORIA E INTRAVENOSA
La sedación inhalatoria consiste en administrar una serie de gases a través de una mascarilla nasal para que el paciente alcance un estado de tranquilidad y relajación controlado por el odontólogo. Este tipo de sedación se realiza en la propia clínica y es una opción disponible para todo tipo de pacientes.
"Está indicada para todo tipo de tratamientos odontológicos con excepción de cirugías complejas y su utilización en odontopediatría está muy extendida, ya que hace que la experiencia del niño sea más agradable; también se utiliza en pacientes con discapacidad, aquéllos con dificultades motoras de difícil manejo y en casos de ansiedad", añade la experta.
Por su parte, la sedación intravenosa consiste en la administración de fármacos sedantes por vía intravenosa que el organismo asimila con rapidez y permite adaptar de manera continua la dosis al paciente.
Se realiza siempre bajo la supervisión de un anestesista y está indicada para tratamientos odontológicos más complejos, como la colocación de más de tres implantes, regeneraciones óseas, elevaciones de seno o extracciones complejas.
OTROS TRUCOS
La odontologa ha mencionado otros trucos para enfrentarse a la visita del dentista y señala que "es importante tener claro qué se teme exactamente, para poder evitar o no esa práctica; debemos acudir a una clínica de confianza y pedir información del tratamiento que vamos a recibir".
Además, "es bueno tener presente que ir acompañado ayuda a minimizar el estrés de la visita así como explicar al personal de la clínica que tiene odontofobia", comenta Zubeldia.