Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los expertos alertan de los riesgos de la operación bikini

Operación bikini en 360 grados. Videos: Informativos Telecincotelecinco.es
Perder peso debe hacerse "planificada y progresivamente, y no es sano intentar perder masa corporal en cuestión de semanas", advierten expertos en nutrición consultados por Informativos Telecinco. El mottivo de el auge de las dietas en estas fechas lo encontramos en una encuesta reciente: Tan solo el 165 de las españolas se siente plenamente satisfecha con su figura. Lo revela un estudio realizado por la empresa de alimentación de Panrico. El 46% de las mujeres cree que para sentirse bien con su cuerpo debería adelgazar, al menos dos kilos de cara al verano. Según el estudio, uno de cada cuatro mujeres de 35 a 40 años quiere perder más de 5 kilos en esta operación bikini, mientras que una de cada 3 mujeres de entre 25 y 30 años cree que debería perder al menos dos kilos.
Además, el estudio también revela que las andaluzas y las valencianas son las españolas que mejor se sienten con su figura, con un 16 y 17%. Por el contrario, el 39% de las vascas y el 42% de las gallegas reconocen querer adelgazar entre 3 y 5 kilos antes del verano.
La llamada operación bikini implica un gran esfuerzo para 6 de cada 10 mujeres españolas. Según el estudio, la falta de tiempo debido a las tareas del hogar o al trabajo es, para el 18% de las mujeres, la mayor dificultad para mantener una línea saludable. Otra dificultad añadida para mantener la línea es picar entre horas.
Para el 16% de las españolas los horarios de trabajo complicados impiden la posibilidad de comer en casa y por tanto, llevar una dieta sana y equilibrada.
Por otro lado, según el estudio, el 15% de las encuestadas declara que por motivos de stress no tiene fuerza de voluntad para seguir una dieta estricta y un 14% no les preocupa mantener la línea e intentan compensar su alimentación cuando creen que es necesario.