Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos fallecidos a consecuencia de un golpe de calor en Córdoba

Las temperaturas podrían superar los 50 grados en SevillaEFE

Un hombre de 54 años y una mujer de 83 han fallecido en la provincia Córdoba, en la capital y en Cabra, como consecuencia de un golpe de calor, según ha confirmado la encuesta epidemiológica realizada por la Delegación Provincial de Salud y Bienestar Social de la Junta en Córdoba, tal y como establecen los protocolos del Plan de Prevención de Altas Temperaturas.

Según informa la Junta en una nota, en los días previos de ambos fallecimientos se habían superado conjuntamente en la provincia los umbrales de temperaturas, máximas y mínimas, que establece el Plan de Prevención de los Efectos sobre la Salud de las Altas Temperaturas, y el nivel de alerta era naranja.
En concreto, el hombre ingresó el sábado 11 de agosto en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, donde murió ese mismo día. Al fallecido, que padecía obesidad mórbida, se le encontró inconsciente en su domicilio a las 7,30 horas de ese día y la facultativa que lo atendió ha confirmado que la temperatura en la habitación era muy elevada.
Por su parte, la mujer ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Margarita de Cabra el domingo 12 de agosto, donde falleció al día siguiente por golpe de calor. Se trata de una paciente pluripatológica tratada con varios medicamentos diarios, como insulina o diuréticos. Esta mujer residía con dos familiares y permaneció en el interior de su domicilio todos los días de la ola de calor sin aire acondicionado.
Al respecto, desde la Junta recuerdan que el golpe de calor es un síndrome grave que se produce por un fracaso de la termorregulación por la exposición a unas altas temperaturas. El organismo no es capaz de controlar la temperatura corporal de forma que sube la fiebre a más de 41 grados centígrados. Los síntomas que hay que tener en cuenta son la temperatura del cuerpo, la alteración de la conciencia y la deshidratación.
La Consejería de Salud y Bienestar Social insiste en la importancia de evitar la exposición a las altas temperaturas, ya que pueden suponer una agresión importante para el organismo. Por eso, como medida preventiva, aconseja no hacer ejercicio en las horas centrales del día, permanecer en sitio fresco, a la sombra y beber abundante agua.
Ante la aparición de un golpe de calor es preciso solicitar asistencia médica urgente; mientras ésta llega, hay que colocar a la persona afectada en un entorno fresco y enfriarla con aire o agua fría, ya sea con una ducha, un baño o mojando sus ropas. Los deportistas, trabajadores expuestos al calor, bebés, personas mayores, discapacitados o enfermos crónicos son especialmente sensibles a las altas temperaturas.
Recomendaciones
Ante el incremento de temperaturas, la Consejería de Salud y Bienestar Social recomienda a la población seguir sencillas medidas preventivas de hidratación y alimentación, así como evitar la exposición al sol en las horas centrales del día. Todas estas medidas deberán intensificarse en los grupos de mayor riesgo: ancianos, niños y enfermos crónicos.
En este sentido, es importante beber abundante agua, incluso aunque no exista sensación de sed, evitar las salidas y la realización de actividad física en las horas de más calor, mantener la casa fresca, llevar ropa ligera y procurar que los medicamentos estén bien conservados.
Estas medidas deberán intensificarse en aquellos pacientes tratados con diuréticos o con neurolépticos y psicofármacos --antipsicóticos, barbitúricos-- en tanto en cuanto deprimen la regulación de la temperatura corporal y, por tanto, la sensación de calor y la necesidad de beber agua, pudiendo llegar a ocasionar problemas por deshidratación o por exposiciones prolongadas a altas temperaturas.
El servicio de información al ciudadano Salud Responde, accesible desde el teléfono, 902 505 060, está abierto a los ciudadanos las 24 horas del día, los 365 días del año, para que soliciten toda la información que requieran sobre este tema, además de las páginas web de la Consejería de Salud ('www.juntadeandalucia.es/salud') y del Servicio Andaluz de Salud ('www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud'), o bien directamente el personal sanitario de su centro de salud. En caso de necesitar asistencia urgente, pueden llamar al teléfono único de urgencias, el 902 505 061, o bien al teléfono de emergencias sanitarias, el 061.