Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vidas paralelas: Mueren las famosas gemelas anórexicas en un incendio

Clare y Rachel Wallmeyer, de 42 años, eran famosas en Australia por su participación en numerosos programas de televisión. Eran idénticas en todo hasta en la enfermedad. Sufrían de anorexia y han muerto juntas en un incendio doméstico, según publicó un periódico local.

Las dos hermanas, que vivían en la ciudad australiana de Geelong, cerca de Melbourne, tuvieron una vida turbulenta y de la misma manera murieron.
Una falleció dentro de la casa incendiada, mientras la otra fue trasladada aun con vida a un hospital de la localidad, donde murió a consecuencia de las quemaduras.
Clare y Rachel Wallmeyer eran un fenómeno mediático en Australia debido a su lucha contra la anorexia que hicieron pública en muchos programas de televisión.
A causa de esta enfermedad sus cuerpos se habían reducido a esqueletos vivientes y protagonizaron varios episodios de intentos de asesinato robos y delitos menores, según publicó el 'Daily Mail'.
La policía había tenido que intervenir después de recibir en el pasado una llamada telefónica de auxilio y encontrar a Rachel con las manos en la garganta de su hermana Clara.
A consecuencia de esto, Rachel fue acusada de intento de asesinato, aunque la imputación fue retirada y la historia no trascendió. 
Clare tiempo después fue encarcelada por una serie de robos y su hermana volvió a ser detenida por conducir bajo la influencia de las drogas
El frágil equilibrio entre la vida y la muerte que revelaba su existencia hizo que fueran muy entrevistas.
Una vez declararon que nunca se habían enamorado, que nunca habían trabajado, que morir era solo una cuestión de tiempo y que morirían juntas como ha sido.
A pesar de esto, la policía cree que el incendio fue accidental y no existe ninguna prueba para sospechar de lo contrario.
Las dos mujeres sufrían anorexia desde la adolescencia y se habían hecho adictas a las carreras de resistencia en su obsesión por perder peso corporal.