Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 'test' genómicos cuestan entre 100 y 3.000 euros, dependiendo del tipo de gen y de lo que se vaya a diagnosticar

Los 'test' genómicos cuestan entre 100 y 3.000 euros, dependiendo del tipo de gen y de lo que se vaya a diagnosticar o tratar, según ha informado el catedrático de Medicina Genómica y vicerrector de Investigación y Ciencia de la Universidad Camilo José Cela, Ramón Cacabelos.
Por ejemplo, tal y como ha comentado el especialista, por menos de 1000 euros un enfermo de cáncer puede saber el tipo de quimioterapia que le conviene y cual no.
La medicina genómica comenzó su andadura en el 2005, cuando se descubrió el genoma humano. A partir de este momento, se impulsó la investigación de las causas de las enfermedades, el diagnóstico precoz y predictivo y la farmacogenómica o personalización de los tratamientos farmacológicos.
Además, este descubrimiento ha ayudado a otras disciplinas como la medicina 'antiaging', para predecir el riesgo de envejecimiento prematuro, ya sea órgano-selectivo o sistémico, a través de un test genómico.
La ventaja del conocimiento del genoma es que permite al terapeuta y al usuario poder personalizar las pautas de fármacos, dieta o ejercicio físico a seguir en cada caso. No obstante, Cacabelos ha avisado de que el efecto beneficioso de cada una depende de las características del genoma de cada persona.
Por otra parte, el doctor ha destacado los beneficios de la nutrigenómica que, tal y como ha explicado, permite personalizar las dietas de forma individual a través del perfil genómico.
"El caviar puede ser un lujo para algunos pero, también, un elemento perjudicial (o letal) para otros. Lo mismo es aplicable al marisco, a los azúcares y a las grasas", ha apostillado, para señalar que la generalización de las pautas antiobesidad, las dietas para diabéticos o hipercolesterolémicos "no tienen sentido si no se personalizan de forma individual".