Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los gerontólogos y Down Galicia colaborarán para atender con garantías el envejecimiento de este colectivo

Los presidentes de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría y la Federación Down Galicia, José Carlos Millán y Delmiro Prieto, respectivamente, han firmado un convenio por el que colaborarán para atender con garantías el envejecimiento de las personas con discapacidad intelectual.
A través de este acuerdo, ambas entidades buscarán fórmulas para mejorar el proceso de envejecimiento colectivo a través de los recursos, estrategias y metodologías de intervención adecuados a sus necesidades y acuerdan, además, promover acciones que contribuyan a una mayor visibilidad, participación e inclusión de las personas mayores que pertenecen a este colectivo.
En la actualidad, Galicia cuenta con unas 2.070 personas con síndrome de Down y 12.682 personas con algún tipo de discapacidad intelectual que necesitan que se estudien sus particularidades y contextos de envejecimiento, según explican estas entidades.
Uno de los cambios más significativos de las personas con este síndrome de las últimas décadas es el notable incremento de su esperanza de vida, que pasó de ser de nueve años a comienzos del siglo pasado a 60-64 en la actualidad, posible gracias a los avances en los ámbitos de la salud integral, la incorporación a una educación inclusiva, presencia normaliza y demandada por ellas mismas para acceder a los contextos laborales y a los nuevos modelos de vida independiente que se están llevando a cabo desde hace años en la sociedad actual.
Al respecto, el presidente de Down Galicia, Delmiro Prieto, ha indicado que la trayectoria vital de las personas con este síndrome "cambió", ya que "ahora van a vivir muchos más años y también van a envejecer". "Es un fenómeno nuevo que aún está invisibilizado", ha indicado.
Por ello, ha llamado la atención acerca de que su capacidad para envejecer con calidad y bienestar va a depender de las estrategias que se adopten para que puedan adaptarse a los cambios que conlleva esta nueva situación personal, familiar y social del envejecimiento.
ENVEJECIMIENTO PRECOZ
Además del incremento de la esperanza de vida, también se ha observado la aparición de manifestaciones propias de un envejecimiento precoz --empiezan a envejecer a los 40 años aproximadamente--, así como una asociación "importante" entre síndrome de Down y la enfermedad de Alzheimer. A este respecto, el presidente de los gerontólogos ha matizado que también existen casos de personas con este síndrome que han alcanzado los 70 y 80 años sin manifestaciones de esa enfermedad.
En el acto tomó la palabra Juan José Castrillón Pérez, una persona con síndrome de Down, vecino de Narón y de 37 años, que expresó su preocupaciones sobre el proceso de envejecimiento que tendrá que abordar en los próximos años.
Castrillón Pérez, que se ha definido como una persona "bastante independiente", aseguró que su autonomía personal la consiguió "gracias a los apoyos" que tuvo, y ha indicado que cuando se haga mayor le gustaría "seguir opinando" y ser "activo" y "cuidar" la memoria.