Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre de 62 años fallece en Cantabria por la gripe A

Sanidad confirma otros cuatro casos graves en Valdecilla, lo que eleva a seis el número de personas hospitalizadas
Un hombre de 62 años ha fallecido en el Hospital Sierrallana, en Torrelavega (Cantabria), como consecuencia de las complicaciones derivadas del virus de la gripe A N1-H1. La muerte se produjo el pasado sábado, 11 de enero, pero se ha conocido este martes después de que el Laboratorio de Microbiología del Hospital Valdecilla confirmara que se trata de este subtipo de virus, causante de casi el 80% de los casos graves de gripe que se producen en España.
Según ha informado el Gobierno de Cantabria, el paciente había ingresado en el Hospital Tres Mares de Reinosa el 25 de diciembre, con un cuadro de dificultad respiratoria causado por una neumonía bilateral. Dos días después, y ante la mala evolución de su estado clínico, fue trasladado al Hospital Sierrallana, donde permaneció ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos hasta su fallecimiento.
Sanidad ha confirmado este martes a través de los análisis realizados por el Laboratorio de Microbiología otros cuatro casos de pacientes ingresados en Valdecilla por las complicaciones asociadas a este subtipo de la gripe, lo que eleva a seis el número de personas que permanecen ingresadas.
Tres de ellas están hospitalizadas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y las otras tres en planta. En cinco de los casos, el diagnóstico es de neumonía bilateral. En la UCI, han ingresado hoy una mujer de 47 años y un varón de 45, que se suman a uno de los enfermos que ya estaban hospitalizados en este servicio, un varón de 57 años con mala evolución de su estado.
Otras tres personas están hospitalizadas en planta, una de ellas, una mujer de 38 años, procedente de Cuidados Intensivos; y dos varones de 41 y 82 años. En todos los casos, el Laboratorio de Microbiología de Valdecilla ha confirmado que se trata del subtipo H1-N1.
En todos los casos en los que se ha podido realizar la comprobación, se ha constatado que los pacientes no estaban vacunados. Así, Sanidad ha constatado que dos de las personas que permanecen ingresadas no estaban vacunadas, a pesar de pertenecer a grupos de riesgo (ambos son enfermos crónicos).
El subtipo H1-N1 es más virulento porque produce un mayor número de complicaciones, principalmente insuficiencia respiratoria, y agrava los síntomas, con fiebre más alta y mayor postración, lo que con frecuencia requiere ingreso en UCI. Además, causa más enfermedad en niños y adultos jóvenes que en personas mayores.
Este subtipo se detectó por primera vez en la pandemia de 2009 y desde entonces, como sucede normalmente tras una pandemia, circula cada año durante la temporada grupal. Por eso, en la composición de la vacuna recomendada para esta temporada por la Organización Mundial de la Salud están incluidas tres cepas, correspondientes a los dos subtipos de la gripe A (H1-N1 y H3-N2) y un subtipo de la gripe B.
La Dirección General de Salud Pública recomienda que ante un cuadro gripal que no cede con los medios habituales antitérmicos y analgésicos, fiebre alta que se mantiene y mayor deterioro del estado general se acuda a los servicios sanitarios, sobre todo en el caso de personas mayores de 60 años y grupos de riesgo -mujeres embarazadas, enfermos cardiópatas, patología respiratoria crónica, obesidad, enfermedades metabólicas o pacientes inmunodeprimidos-.
Los hospitales del Servicio Cántabro de Salud están advertidos del comienzo de la epidemia de gripe y preparados para atender el aumento de la demanda, con la apertura de camas y la dotación de personal en caso de que fuera necesario.