Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre de 54 años dado por muerto despierta en la morgue

hombre resucitado, Valdelucio Goncalvestelecinco.es

Un hombre de 54 años al que los médicos habían declarado muerto despertó dentro de la bolsa en la que envuelven a los cadáveres en la morgue. Su tía que estaba a su lado notó el movimiento en el interior del envoltorio y descubrió que estaba vivito y coleando. Los familiares no han pedido explicaciones al hospital brasileño de Bahía, porque creen que se trata de un milagro y no de un error médico.

Los médicos habían certificado la muerte de Waldelucio de Oliveira Gonçalves, de 54 años y sus familiares ya habían comprado el ataúd, según un periódico brasileño, que publicó el incidente.
La Secretaria de Sanidad brasileña ha abierto una investigación para saber qué ha ocurrido con el paciente que sufre un cáncer de lengua, que le impide hablar y a ingerir alimentos, por lo que tiene que ser alimentado por sonda.
Este sábado, Waldelucio de Oliveira Gonçalves, que estaba en la UCI comenzó a sufrir falta de aire. Pocas horas después, a las 23.07  fue declarado muerto por un equipo médico del 'Hospital Geral Menandro de Farias'.
En el certificado de defunción las causas del fallecimiento eran insuficiencia respiratoria y fallo multiorgánico. Sin embargo, el hombre no estaba muerto como comprobó su tía horas después en la morgue, donde yacía dentro de una bolsa.
"Tenía colocada tapones de algodón en sus oídos y su nariz, pero Waldelucio de Oliveira se movía de forma tan intensa", contó la mujer de 76 años que no cree que haya sido un error médico, sino un milagro.
El hombre ha sido trasladado a un hospital, donde continua ingresado debido a que sigue siendo un paciente en estado terminal.
La familia asegura que ha gastado 3.000 dólares en organizar los funerales.