Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro niños mueren al hundirse el tejado de una instalación deportiva en Cataluña

El alcalde de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), Jaume Bosch, ha explicado que nueve personas continúan ingresadas: seis niños en el Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues, uno en el Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona y otro dos adultos en el Hospital del Mar y en el Hospital de Bellvitge. Según ha informado tras un pleno extraordinario en el que se ha decretado tres días de luto, los heridos "evolucionan bien" salvo un menor que está muy grave en la UVI
Bosch ha asegurado que la instalación desplomada estaba "en perfecto estado" y que "ningún técnico municipal ni ningún usuario había apuntado nunca deficiencias en las instalaciones". Según ha desatacado el alcalde, era un equipamiento "relativamente nuevo y fue remodelado con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992".
El regidor ha dicho que "todo apunta a que ha sido un viento huracanadode más de 100 kilómetros por hora lo que ha provocado que el techo se levantara", techo que "no era de uralita corriente".
La fuerza excepcional del viento es la principal causa del accidente, según Bosch, "aunque testigos presenciales han explicado que minutos antes se ha levantado una gran polvareda y ha comenzado a soplar un fuerte viento, por lo que no descartamos que haya habido un pequeño tornado o huracán".
El trágico suceso ha ocurrido a media mañana, cuando el techo metálico de la instalación deportiva ha caído por el viento, provocando la caída de paredes sobre las personas, en su mayoría menores, que se encontraban en su interior. Los fallecidos y heridos se habían resguardado en el pabellón del fuerte viento, que en Sant Boi ha soplado con rachas de hasta 110 kilómetros por hora.
El conseller de Interior, Joan Saura,ha explicado que en el campo de béisbol había entrenando una veintena de niños, aunque la mayoría de ellos, a causa del fuerte viento, se habían refugiado bajo el polideportivo. Saura ha destacado la "modélica" actuación de los servicios de emergencia que se han desplazado de inmediato hasta la zona, aunque ha agradecido especialmente la ayuda que han prestado los vecinos, ayudando a policías y bomberos.
Activada la fase de emergencia
La Generalitat ha pasado a fase de emergencia el Plan de Protección Civil de Cataluña (PROCICAT), lo que comporta la actuación de los diferentes servicios de emergencia implicados.
El Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC) ha advertido de que el viento continuará soplando fuerte en las próximas horas, con rachas que pueden llegar a los 162 kilómetros por hora.
KOD/ EPF