Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vecinos de El Quiñón abandonan sus casas ante la toxicidad del humo

La densa nube tóxica sobrevuela las casas de Seseña. Apenas 400 metros separan las viviendas del incendio. Los vecinos despertaban contemplando una imagen dramática. No ha habido clases en colegios ni institutos, y se ha pedido a los ciudadanos que permanezcan confinados en sus domicilios, con las ventanas cerradas y las persianas bajadas. Precauciones que hay que tomar porque el humo es tóxico, aunque sólo es peligroso si se inhala en altas concentraciones. Por la tarde, el Gobierno de Castilla la Mancha ha decidido evacuar la urbanización porque hay previsión de menos viento y más concentración del humo, aunque la mayoría de los vecinos ya se estaban marchando. Las autoridades han habilitado un polideportivo y dos pabellones en colegios del pueblo vecino, así como 20 autobuses para quienes no tengan medios ni familiares con los que trasladarse.