Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La industria nuclear defiende la continuidad de un "activo viable" cuya supresión es "un lujo" para España

El presidente del Foro de la Industria Nuclear, Antonio Cornadó, ha mostrado la preocupación del sector por que activos industriales que funcionan bien como la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), puedan seguir operando a largo plazo por que lo contrario es "un lujo" que España no puede permitirse.
Durante la presentación del Informe 'Resultados nucleares de 2015 y perspectivas para 2016', Cornadó ha admitido que el futuro del reactor de Burgos está "en manos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN)" y de una resolución posterior del Ministerio de Industria, ya que "se le escapa" los criterios políticos más allá de esto.
En todo caso, ha defendido que Garoña ha "demostrado" que es viable y seguro operar un reactor más de 40 años, porque lo ha hecho durante 42 y ha recordado que un dictamen técnico del CSN aprobado por unanimidad en 2009 era favorable a que la planta operase hasta 2019, cuando llegase hasta los 48 años de actividad.
"Garoña es un activo industrial que funciona. Es un lujo que España, que no es tan lista ni tan rica como para permitirse prescindir de un activo viable que además ha operado más de 40 años de edad y conoce cómo hacer para operar a largo plazo", ha subrayado.
De este modo, ha reiterado la defensa del Foro de la Industria Nuclear por la operación del parque atómico a largo plazo, porque "no supone un salto cuantitativo", ya que se está haciendo en otros países, como Estados Unidos, donde 81 de sus 99 reactores tienen autorización para operar 60 años.
En caso de que, finalmente, el Gobierno de visto bueno a Garoña, ha apuntado que entonces su vuelta a la producción eléctrica dependerá de su titular, Nuclenor, y su programa de plazos de vuelta a la operación.
Reabra o no Garoña, Cornadó ha dicho que esta planta necesitará construir un almacén temporal individualizado (ATI) para su combustible gastado y sus residuos de alta actividad y que el Ayuntamiento del Valle de Tobalina ha dado esta misma semana el permiso para su construcción.
EL RETRASO DEL ATC OBLIGARÁ A CONSTRUIR ATIS
Más allá de Garoña, ha admitido que serán necesarios ATIS en las centrales nucleares a consecuencia del retraso de la disponibilidad de un almacén temporal centralizado de residuos nucleares de alta actividad y combustible gastado, pero también a pesar del ATC porque son útiles y "necesarios igualmente".
En todo caso, sobre la ubicación del emplazamiento del ATC, previsto en Villar de Cañas (Cuenca), el presidente de la industria nuclear no ha entrado a valorar la elección, sino que confía en el CSN, "quien tiene la capacidad técnica para dilucidar si el emplazamiento es adecuado". "Dentro de las localidades finalistas estaba Villar de Cañas. A la industria nuclear no le parece ni bien ni mal, sino que aboga por que el ATC tiene grandes ventajas", ha concluido.