Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mitad de los 80 inmigrantes encaramados en la valla de Melilla bajan por agotamiento y son devueltos a Marruecos

Los inmigrantes que llevan encaramados desde las 05.00 horas de este miércoles en lo alto de la valla de Melilla están descendiendo y sobre las 15.00 horas, después de unas diez horas aguantando en la alambrada, ya habían descendido la mitad, unos 40, según han informado a Europa Press fuentes policiales.
A diferencia de lo que ocurrió ayer martes, donde a los 50 que permanecieron siete horas en lo alto de la valla se les permitió el acceso a Melilla, este miércoles todos los que bajan "se están haciendo cargo de ellos la policía marroquí", por lo que han visto frustrado su intentado de pasar a Melilla.
El cansancio y agotamiento después de tanto tiempo sentados sobre el hierro que corona la valla por la zona de Villa Pilar -cerca del aeropuerto-, a seis metros de altura, unido a temperaturas que superan los 33 grados, ha ido haciendo mella y si a mediodía sólo habían bajado dos, pasadas las 14.30 horas ya eran la mitad de los subsaharianos los que aceptaron las peticiones realizadas por la Guardia Civil para bajar de lo alto.
Agentes de la reserva de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS), provistos de máscaras y guantes, han puesto sendas escaleras junto a los inmigrantes, para que éstos empiecen a apearse de lo alto de la valla interior, y para que las Fuerzas Auxiliares de Marruecos "se hagan cargo de ellos".
Frente a lo sucedido ayer, este miércoles se está aplicando el mismo criterio que en ocasiones anteriores, donde a los subsaharianos subidos a la valla se les hace desistir de su actitud y se les exige que bajen porque no se considera que hayan pasado a territorio nacional "al no superar las vallas", por lo que tienen que quedarse en Marruecos.
SÓLO HAN PASADO 6 A MELILLA
Estos 80 forman parte de los centenares de subsaharianos que esta madrugada han intentado saltar la doble valla y que por el momento se ha saldado únicamente con la entrada de seis inmigrantes, cinco "por razones humanitarias" ya que se encontraban heridos y fueron atendidos en el Hospital de Melilla, y uno que llegó por sus propios medios hasta el CETI.
El intento de salto de este miércoles se suma a los tres que se contabilizaron el martes. El primero, de unas 500 personas, entre Barrio Chino y Farhana; el segundo, de 200, por el Río de Oro; y un tercero de unos 50 por Beni-Enzar. De los 750 que quisieron pasar, sólo lo lograron unos 80 después de subrayar la Delegación que usaron piedras para hacer frente a los agentes y escaleras rústicas para sortear la malla anti-trepa, además de romper una de las puertas situadas en la verja. El saldo de heridos fueron tres subsaharianos, pero ninguno de gravedad.