Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Es irresponsable vincular los registros en el chalé de Baena con Yeremi"

Imagen de archivo del pequeño Yeremi Vargas, desaparecido el pasado 10 de marzo de 2007.telecinco.es
"Hay un auto y resolución judicial que motiva esas excavaciones y sería una irresponsabilidad e imprudencia hacer valoraciones", ha explicado la delegada, que ha reiterado que "hay un auto que motiva el por qué de la investigación que está siendo judicializada".
La Policía Nacional continúa la búsqueda en el chalé del principal imputado del 'Caso Kárate', ubicado en la playa de Vargas, de posibles pistas sobre la desaparición del niño Yeremi Vargas.
Éste sería uno de los objetivos por el que el Cuerpo Nacional de la Policía, junto a otros efectivos, llevaría una semana registrando el domicilio de Torres Baena.
Así, estas excavaciones se estarían efectuando para apurar la remota posibilidad de que el cuerpo del menor desaparecido en la isla grancanaria el 10 de marzo de 2007, en Vecindario, esté enterrado en la finca a escasos kilómetros de donde residía.
El profesor de Yeremi, ¿relacionado?
Las declaraciones de las víctimas de los presuntos abusos sexuales en el chalé del principal imputado en este caso, han apuntado a supuestas orgías de un monitor de kárate que, sin formar parte del equipo de Torres Baena, estaba vinculado a su entorno. Ese monitor, que responde a las iniciales de A., fue profesor de artes marciales de Yeremi Vargas en los meses previos a la desaparición del menor.
Por ello, posteriormente A. fue interrogado por la Guardia Civil que concluyó que no pudo participar directamente en el rapto del niño, ya que éste demostró que el día de la desaparición de Yeremi, se encontraba en una exhibición de artes marciales en los campos de fútbol del barranco de La Ballena, en Las Palmas de Gran Canaria. EPF