Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi cuatro de cada 10 jóvenes admite haber conducido bajo los efectos del alcohol

Este fin de semana además, coincide con el final de la campaña de control de alcoholemia. FOTO: EFE/Archivotelecinco.es

Un 38,7 % de los jóvenes españoles de entre 16 y 30 años han asegurado haber conducido bajo los efectos del alcohol en los últimos seis meses, un porcentaje que se sitúa en el 10,2 por ciento si se habla de ir al volante tras haber consumido drogas como el cannabis, la marihuana o los porros, según un estudio de la Fundación Mapfre y la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD).

El director técnico de la FAD, Eusebio Megías, ha explicado estos datos no coinciden con las respuestas "políticamente correctas" que los jóvenes realizan sobre su conocimiento de los efectos de estas sustancias. Así, un 90 por ciento asegura "estar bien informado" y Megía confirma que "se saben la teoría", pero luego no la ponen en práctica.
De hecho, hasta un 15 por ciento de los encuestados viven "como habituales" los consumos y un 10 por ciento cree que el riesgo "mejora la experiencia" y, por lo tanto que el control "arruina la diversión".
Este pensamiento también explica, según Megías que más de un 60 por ciento de los jóvenes hayan declarado haberse montado, al menos una vez en los últimos seis meses, en un vehículo cuyo conductor había ingerido alcohol. En el caso de las drogas, el porcentaje se sitúa en el 18 por ciento en el caso de cannabis y alrededor del 10 por ciento en el caso de cocaína.
De hecho, el estudio determina que se relativiza el consumo de alcohol como factor de alto riesgo (un 13,6 por cieno cree que esta sustancia "aumenta algo" el riesgo) y que los amigos ven normal que se beba o consuma drogas aunque se tenga que coincidir (17,5 por ciento).
Para el director técnico de la FAD, el consumo de porros "se ha banalizado más que el del alcohol" y, a pesar de la información que reciben los jóvenes "no se ha conseguido revertir el comportamiento", incluso cuando se explican los posibles riesgos".
NECESIDAD DE "UN RECHAZO SOCIAL" HACIA LAS DROGAS
En este sentido, se ha manifestado también la directora general de Tráfico, María Seguí, que ha abogado por la necesidad de "un rechazo social sin complejos" que debe empezar "cuanto antes". Seguí ha recordado como, aunque sigue habiendo casos de alcohol al volante, el conductor "se avergüenza" y sabe que "no está bien visto" lo que ha hecho. A su juicio, ese es el rechazo que debe provocar también las drogas.
Del mismo modo, ha indicado que en 2015, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil emitió 25.000 sanciones con detracción de puntos por consumo de drogas al volante. En este sentido, ha señalado que, aunque el estudio elaborado por Fundación Mapfre y la FAD se centraba en los jóvenes entre 16 y 30 años, este comportamiento debe ser "rechazado en todos los entornos". Así, ha apuntado que, de los positivos detectados el año pasado, más de la mitad eran de conductores mayores de 30 años.
Del mismo modo, Seguí ha destacado que el 58 por ciento de los accidentes mortales en España tienen entre sus implicados algún positivo en drogas y alcohol. Un 49 por ciento, si se tiene en cuenta sólo el consumo de drogas. "Si hoy redujéramos a cero las personas que no toman sustancias ilegales, reduciríamos en 900 el número de muertos en un año", ha declarado la directora general de Tráfico.
Por su parte, el fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha apuntado que en 2015 se han emitido 60.000 condenas por casos de conducción bajo los efectos del alcohol. Para Vargas, es "importante" explicar a la ciudadanía "las sanciones que se les aplica".
A su juicio, este sistema forma parte de la educación en seguridad vial que, en su opinión, debería tener "continuidad" en la vida de los ciudadanos. "Desde el colegio, después en las clases de conducción y en las renovaciones del carné", ha propuesto el fiscal.
MÁS SEGURIDAD VIAL EN EL PARLAMENTO
"En una nueva legislatura que ahora empieza, marcada por el diálogo y la negociación, nos gustaría que hubiera espacio para la Seguridad Vial en el Parlamento", ha pedido Vargas, que, además, ha indicado que le gustaría que se hiciera mención del tema "en el discurso de investidura" porque es una preocupación "diaria" de la gente.
El director de Seguridad Vial de Fundación Mapfre, Jesús Monclús, también ha incidido en la educación como medio para reducir el consumo de drogas al volante, así como la investigación, la información y divulgación, la mejora de la formación de los profesores y las sanciones.
Parte de esta mejora en la educación vial llevará a los jóvenes a no tolerar que "un conductor que haya consumido drogas o alcohol coja el volante" o, al menos, rechazar este comportamiento "no montándonos en el coche de un conductor consumidor", ha concluido Monclús.