Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El lado más humano de Karlos Arguiñano

El cocinero de Telecinco, Karlos Arguiñano, no dudó en viajar hasta Santiago de Compostela para pasar la tarde con un chaval enfermo de cáncer que no se pierde ni uno solo de sus programas, según publica El Correo Gallego. El chef vasco, que se negó a que la familia le pagase los gastos, montó una gran fiesta a la que se sumaron otros pequeños del Clínico.
Karlos Arguiñano no dudo en acudir a la llamada de Ruth Gómez, la directora de la Escuela Infantil Camilo José Cela, radicada en el hospital Clínico, para visitar a un niño enfermo.
El cocinero de Telecinco rechazó de plano que se le pagase el viaje hasta Compostela o los gastos derivados del mismo. Sólo puso una condición: que no hubiese medios de comunicación en el complejo hospitalario mientras cursaba la visita, según informa El Correo Gallego.
El diario gallego informa que el chaval enfermo, que tiene nueve años y ha sido sometido a un sinfín de operaciones, no se pierde ni un solo día el programa del chef vasco y que incluso intenta imitar todo lo que hace durante la preparación del menú del día.
Arguiñano llegó al hospital cargado de jamones, quesos, tomates, pan y otros productos que había comprado en la Plaza de Abastos de Santiago. Con dichos manjares, y tras vestirse igual que en sus apariciones televisivas, organizó un gran festín en el Clínico para todos los niños y familiares.