Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La masturbación, en las clases de preescolar

contribuir a prevenir males como la difusión del sida y demás enfermedades de transmisión sexual, los embarazos precoces o la violencia sexual
Los redactores son Douglas Kirby y Nanette Ecker. El primero es investigador de la ONG norteamericana Education, Training and Research Associates, dedicada a la formación en salud sexual, en prevención de drogodependencias y temas similares. Ecker fue directora de un departamento en el Consejo de Información y Educación Sexual de EEUU (SIECUS).
Desde los doce años hay que explicar cómo "usar anticonceptivos, incluida la contracepción de emergencia". El texto propone impartir la educación sexual a partir de los cinco años y ofrece orientaciones distintas según la edad de los alumnos. A los más pequeños (cinco a ocho años) hay que explicarles, dice, la masturbación, tema que se ampliará en la etapa siguiente (nueve a 12 años). También se ha de enseñar desde el principio qué es la "igualdad de género" y poner "ejemplos de estereotipos de género" y "violencia de género". Entre los 12 y los 15 años ya hay que explicar cómo "obtener y usar condones y anticonceptivos, incluida la contracepción de emergencia", y prevenir contra la "homofobia, la transfobia y el abuso de poder". Además, hay que tratar el aborto, dejando claro que si se realiza "en condiciones de esterilidad a cargo de personal con formación médica, es seguro". Dentro del mismo grupo (12-15 años) se ha de comentar el "acceso al aborto y la atención post-aborto". Y a los adolescentes de 15-18 años se debe dar a conocer "iniciativas a favor del derecho y del acceso al aborto seguro".
La mayor parte de las críticas a las Directrices provienen de organizaciones en contra del aborto y otras que piensan que son los padres, no las escuelas, quienes deben marcar el rumbo moral de sus hijos. Por su parte, la Unesco mantiene que la continencia provoca en los jóvenes "miedo, vergüenza y sentimiento de culpa", algo negativo para los niños. IM