Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los medicamento biorregulador reducen los dolores y recuperan la funcionalidad del tobillo tras un esguince

Un estudio español ha demostrado que en el tratamiento de un esguince de tobillo puede usarse un medicamento de acción biorreguladora con la misma eficacia que el tratamiento habitual con antininflamatorios no esteroideos (AINEs).
El estudio, publicado en 'The International Journal of Clinical Practice', ha demostrado que 'Traumeel' en pomada o gel, de Heel, consigue reducir el dolor y recuperar la funcionalidad del tobillo con la misma eficacia que el fármaco más utilizado en estas lesiones, el diclofenaco gel al 1%.
El doctor Carlos González de Vega, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y director médico de la clínica MEDYR, ha coordinado este ensayo clínico, ha destacado que se trata del mayor estudio de este tipo que compara un medicamento natural y un fármaco convencional y proporciona una evidencia clínica significativa.
"He estado utilizando Traumeel en mi práctica clínica diaria durante 20 años y siempre he visto buenos resultados y no efectos secundarios. La publicación de TAASS en esta revista científica de prestigio es una evidencia más que confirma que es tan efectivo como el diclofenaco gel al 1%", ha explicado.
Los medicamentos de acción biorreguladora están compuestos de microdosis de origen vegetal y mineral que ayudan a la recuperación funcional del organismo sin los efectos secundarios de los fármacos de síntesis. Su función principal es "favorecer y estimular los mecanismos de recuperación natural del tejido lesionado".
Una de las principales ventajas de estos medicamentos, según resalta un documento de la Federación Española de Medicina del Deporte es su seguridad. "Estas sustancias carecen, prácticamente, de efectos secundarios y reacciones adversas y tienen una tolerabilidad muy buena", señala el informe.
González de Vega destaca que son los AINEs los fármacos que más habitualmente se utilizan en esguinces y otras lesiones articulares, ya que reducen el dolor y la inflamación; sin embargo, "pueden dificultar la reparación de los tejidos y están asociados a efectos secundarios, sobre todo gastrointestinales", advierte.