Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mayor parque nacional en la selva amazónica colombiana dobla su extensión y alcanza las casi 3 millones de hectáreas

Un total de 2.782.353 hectáreas de la selva amazónica colombiana estarán protegidas a partir de ahora bajo la figura del Parque Nacional de la Serranía de Chiribeque, más del doble de la superficie que preservaba hasta entonces, según ha informado la Organización Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN, en sus siglas en inglés).
Este área junto con otras 18 figuras de protección, suman 9,5 millones de hectáreas en una zona del Amazonas de Colombia que es "importante para la regulación del clima en todo el mundo puesto que contiene el 72 por ciento de los siete millones de toneladas de carbono contenido en los bosques naturales del país", ha señalado la UICN.
El Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible colombiano, Juan Gabriel Uribe, considera que "esta importante inversión para combatir el cambio climático que ha sido reconocida por la comunidad internacional" "frenará" la deforestación y, con ello, la emisión de "millones de toneladas" de carbono a la atmósfera, al mismo tiempo que contribuye a la regulación hidrológica y a preservar un corredor biológico "esencial" para el país.
Además, Chiribiquete es considerado un "tesoro de la biodiversidad mundial" con 41 especimenes de reptiles, 49 de anfibios, 145 de aves y 209 tipos de mariposas. También, en la zona protegida, habitan, al menos, trece especies amenazadas de mamíferos, seis posibles nuevas especies y 133 clases de peces que son utilizados por las comunidades indígenas de la cuenca media del río Caquetá.
Uribe ha indicado que la deforestación en la región que ahora se ha protegido se ha debido "principalmente" a la expansión de la ganadería intensiva, la tala de árboles, las explotaciones mineras ilegales y al crecimiento de cultivos ilícitos como la coca. Por este motivo, la expansión del Parque del Chiribiquete es "clave", no sólo para la conservación si no también para establecer una "nueva estrategia de desarrollo sostenible" que genere otras alternativas económicas a las comunidades locales.