Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El níquel es la causa más frecuente de dermatitis alérgica de contacto

Las dermatitis alérgicas de contacto son reacciones que se producen cuando la piel entra en contacto directo con un determinado material, siendo la causa más común el níquel, cuya alergia afecta al 15 por ciento de la población, según informa la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).
Este metal es uno de los más habituales de nuestro entorno y está presente en multitud de objetos de uso cotidiano como utensilios de cocina, tijeras, llaves, herramientas, monedas, botones, cremalleras, hebillas de cinturón, cierres, anillos, pendientes, pulseras.
Asimismo, también se pueden encontrar en material médico --aparatos de ortodoncia, prótesis ortopédicas e implantes coronarios-- y de manera más puntual en elementos no metálicos, como teléfonos móviles, pinturas, fertilizantes, pilas alcalinas y detergentes.
El problema, apunta la doctora Pilar Iriarte, miembro del comité de Alergia Cutánea de SEAIC, es que la alergia al níquel no se cura por lo que, una vez diagnosticada, se debe evitar la bisutería y objetos metálicos que contengan este metal. "Como alternativa se pueden usar objetos que contengan acero inoxidable, platino, titanio, oro de 18 quilates o plata de ley", comenta la alergóloga.
Además, recomienda aislar los materiales metálicos de uso habitual con tiras de cinta aislante o con tela, dado que "está muy extendida la costumbre de proteger los objetos con laca de uñas, algo desaconsejado porque "puede desarrollarse una alergia al propio esmalte", advierte.
Este tipo de alergia es más común en mujeres que en hombres, debido al mayor uso de bisutería. Sin embargo, en los últimos años está aumentando el número de hombres alérgicos a este metal debido a que hay bastantes que comienzan a llevar adornos como pulseras, pendientes y 'piercings'.
LOS 'PIERCINGS' LA HACEN MÁS COMÚN EN HOMBRES
"Con los llamados 'piercing hipoalergénicos' de paladio también se producen dermatitis porque los alérgicos al níquel reaccionan con mucha frecuencia al paladio, es lo que se llama reactividad cruzada", defiende esta experta.
Además, recuerda que la dermatitis aparece en el lugar de contacto pero puede extenderse a zonas próximas. Como manifestación de la inflamación cutánea, la piel aparece enrojecida e hinchada, con vesículas con un contenido líquido y, posteriormente, las vesículas se pueden romper y fluye un líquido que al secarse forma costras, unas lesiones que se acompañan de un picor que puede asociarse a sensaciones de calor y escozor.
Con frecuencia esta alergia afecta a las manos por el contacto habitual con objetos que lo contienen, lóbulos de orejas por pendientes, muñecas por hebillas del reloj, alrededor del ombligo por el botón metálico del pantalón. E incluso pueden aparecer lesiones a distancia, es decir en zonas que no están en contacto directo, debido al transporte del alérgeno con los dedos o por su penetración en la circulación sanguínea.