Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sin noticias de tres españoles tras el terremoto en Sumatra

Ana Pelegrín, una murciana de 45 años, y su marido, Ricardo Gil, de la misma edad, y una tercera persona sin identificar se encuentran desaparecidos en Sumatra desde el seísmo de 7,6 grados de magnitud en la escala Richter registrado en Padang el pasado 30 de septiembre, ciudad donde ambos estaban de vacaciones.
La familia de Ana no sabe nada de ella desde el 29 de septiembre, fecha en la que la mujer les envió un correo electrónico informándoles de que al día siguiente, cuando tuvo lugar el seísmo, iban a desplazarse en ferry a las islas Mentawi, situadas a unos 170 kilómetros de Padang, según ha relatado a Efe el hermano de Ana, Antonio Pelegrín.
Antonio Pelegrín ha explicado que no sabe si finalmente cogieron el barco para desplazarse a Sibenut, la isla más grande del archipiélago de Mentawi y aunque alberga la esperanza de que sí lo hicieron también es consciente de que no fuese así porque "la familia no sabe absolutamente nada de ellos y solían escribir cada poco tiempo".
"Quizás están en Mentawi y no se hayan enterado de nada, y por eso no han escrito", ha señalado Pelegrín, quien ha indicado que la familia ha llamado a todas las compañías de ferrys de la zona y a los hoteles de las islas "sin resultado por ahora, ya que la situación es muy caótica y no existen en los barcos control de pasajeros".
Ana Pelegrín, abogada y funcionaria de la Junta de Andalucía, y su marido, que es farmacéutico, solían realizar viajes por su cuenta y sin reservar alojamiento hasta que llegaban al lugar, por lo que la familia no sabe exactamente donde pueden estar, "sólo que iban a quedarse en unas cabañas en las islas Mentawi si lograban coger el ferry", ha explicado el hermano de la desaparecida.
Esta misma mañana Antonio ha vuelto a hablar con la embajada española en Sumatra pero no ha conseguido sacar nada en claro. "Sólo me dicen que si averiguo algo se lo comunique y que ellos harán lo mismo, pero que, de momento, no hay noticias, que la situación es caótica.
Además de Ana y Ricardo, según el hermano de la primera, hay otros cuatro españoles desaparecidos en Sumatra a consecuencia del seísmo que el pasado martes asoló el oeste de la isla de Sumatra en Indonesia y que causó la muerte de unas 1.100 personas.
Entre 3.000 y 4.000 personas continúan hoy atrapadas o enterradas entre las ruinas de Padang, la tercera ciudad más grande de la provincia de Sumatra Occidental y al menos 20.000 edificios se han hundido o se encuentran dañados en Padang y sus alrededores a causa del seísmo.
El 70 por ciento de las viviendas particulares de Padang -casas que se derrumbaron por completo o han perdido el tejado o la fachada- permanecen totalmente desatendidas, a pesar de que bajo sus escombros hay cadáveres.
Padang y sus alrededores siguen sin fluido eléctrico y las comunicaciones telefónicas son difíciles, los hospitales están saturados y los precios de los bienes básicos que empiezan a escasear, como el agua potable y la gasolina, se están disparando.