Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de donaciones de sangre en el mundo se ha incrementado un 25 por ciento desde 2004

El número de donaciones en el mundo se ha incrementado un 25 por ciento desde el año 2004, cuando se realizaron 80 millones, si bien cerca de la mitad de los 108 millones de unidades de sangre que se extraen en el mundo se donan los países de altos ingresos, donde vive el 18 por ciento de la población, según datos aportados por Cruz Roja con motivo de la celebración, este martes, del Día Mundial del Donante de Sangre.
Precisamente, la organización ha puesto en marcha la campaña 'La sangre nos conecta a todos' con el objetivo de agradecer a los donantes sus donaciones y, al mismo tiempo, destacar la "dimensión de solidaridad y conexión" que existe entre donante y paciente.
En concreto, el Día Mundial del Donante de Sangre cuenta con el patrocinio de cuatro organismos fundadores que trabajan juntos para promover la donación voluntaria de sangre: la Organización Mundial de la Salud (OMS); la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR); la Federación Internacional de Organizaciones de Donantes de Sangre, y la Sociedad Internacional de Transfusión de Sangre.
'COMPARTE LA VIDA-DONA SANGRE'
Asimismo, este año se ha adoptado además el lema 'Comparte la vida-Dona sangre', para llamar la atención sobre la importancia de los sistemas de donación voluntaria como vía para fomentar el cuidado del prójimo y la cohesión comunitaria.
La Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han formulado un plan de acción mundial para lograr el 100 por ciento de donaciones voluntarias de sangre en todos los países.
Este instrumento se base en el reconocimiento de que la donación voluntaria no remunerada de sangre es el fundamento de un suministro sostenible de sangre segura. Se aspira a fortalecer los programas nacionales de donación de sangre para crear una reserva estable de donantes lo más segura posible.