Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Dónde está el padre Samuel?

El caso del padre Samuel ha levantado ríos de tinta y ampollas entre los feligreses de Noez y Totanés. Una mezcla de indignación y sorpresa invade estos pueblos toledanos desde el pasado 23 de febrero, cuando se descubrió que el párroco robaba el dinero del cepillo para gastárselo en líneas eróticas y páginas webs de contenido porno. El estupor aumentó al descubrirse que también ofrecía servicios sexuales a través de la red. Mientras él se encuentra en paradero desconocido, el Arzobispado de Toledo le ha cesado ha abierto un procedimiento canónico contra él.
Samuel llegó el pasado mes de septiembre para hacerse cargo de las parroquias de Noez y Totanés y se integró con rapidez entre los vecinos. "Parecía un buen hombre", es la frase más comentada por todos, que siguen sin dar crédito a lo sucedido. Pueden llegar a entender sus deslices, "era humano, al fin y al cabo". Pero no perdonan que robara el dinero de la Iglesia.
Fueron 17.000 euros en total, repartido entre varias cofradías. Además, se sospecha que se llevó un cuadro del siglo XVII que estaba en la parroquia de Noez. Era una representación de San Jerónimo. El sacerdote colgó un anuncio en la Red, que ya ha sido eliminado, para venderlo: "De autor desconocido, pero perteneciente a la escuela de algún pintor importante de aquella época. 9.000 euros, precio negociable".
El Arzobispado de Toledo reaccionó con rapidez, cesándolo por "irregularidades económicas". Juan Díaz Bernardo, jefe del departamento de comunicación, ha confirmado a Informativos Telecinco que "tiene abierto un procedimiento canónico". Eso, de momento: "Estamos esperando a ver si tiene alguna enfermedad o discapacidad para tomar las medidas oportunas".
Comprobarlo será complicado, porque Samuel está desaparecido desde el martes, cuando se 'descubrió el pastel'. No responde al teléfono y ningún vecino lo ha vuelto a ver. Por su parte, las cofradías han decidido no abrir ningún procedimiento legal por el robo del dinero, ya que según Juan Díaz, "se ha comprometido a devolverlo".
Las parroquias de Noez y Totanés tienen un sacerdote provisional a la espera de que se produzca el nombramiento oficial de su sustituto por parte de Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo. El deseo ahora en ambos pueblos es olvidar cuanto antes lo sucedido e intentar volver a la normalidad.