Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de Marta piden una nueva búsqueda y, si se deniega, lo harán por su cuenta

Los padres de Marta del Castillo han pedido este miércoles a la Audiencia Provincial que ordene una nueva búsqueda del cadáver en una zanja de Camas (Sevilla) próxima a donde ya buscó la Policía, por considerar "coherente" que así se haga, y han afirmado que, si se les deniega, buscarán por su cuenta.
Así lo han declarado a los periodistas Antonio del Castillo y Eva Casanueva tras asistir a las vistas que, conjuntamente, ha celebrado la Sección Primera de la Audiencia sevillana para debatir, entre otros asuntos, los recursos contra la decisión del juez instructor de no volver a buscar el cuerpo en la zona de Caño Ronco, próxima a la casa de la novia del asesino confeso, Miguel C.D., en Camas.
También se ha visto la petición de la acusación particular de ampliar la causa a Francisco Javier D.M., hermano del presunto asesino, con un nuevo delito de amenazas supuestamente proferidas a la menor que era novia de Miguel, así como que se practiquen nuevas pruebas testificales como la declaración de la familia de Camas.
Todas las partes han ratificado su posición durante la vista , que ha sido "breve", pues todas las argumentaciones estaban por escrito, han indicado a los periodistas la Fiscalía y algunos letrados.
Los magistrados de la Sección Primera de la Audiencia van a deliberar sobre los recursos vistos y a adoptar una decisión hoy mismo, aunque ésta no se notificará hasta mañana a los letrados de las partes personadas, según fuentes de este tribunal.
La Fiscalía ha reafirmado en este acto su oposición a todas las peticiones realizadas, entre ellas la de los padres de Marta de que, en este caso la Audiencia, ordene una nueva búsqueda del cuerpo en la zanja de Camas, así como la de incorporar a la causa el nuevo delito de amenazas del que se acusa a Francisco Javier D.M. para enjuiciarlo conjuntamente con el resto, en vez de por separado.
La Fiscalía se opone a la reapertura
La Fiscalía se opone a esa reapertura porque, según dictaminó la Policía, hay datos "contundentes y certeros" de que la zanja estaba cerrada nueve días antes del crimen, que fue el 24 de enero de 2009, lo que ya desestimó por motivos similares el juez de instrucción.
Los padres de Marta, que han asistido a la vista a petición propia, han afirmado a los periodistas que, aunque tengan "en contra el informe policial", ven "coherente" que se ordene una nueva búsqueda en la zanja de Camas y han dicho que en el ámbito de la Justicia la de hoy es "la última oportunidad" para ello.
Antonio del Castillo ha recalcado que lo que les "apena es que es una zona tan pequeña" y que, además, supondría "un gasto mínimo como para que denieguen" esta petición de la familia, pero ha insistido en que "quien tiene que decidirlo es el juez".
En caso negativo, los padres de la joven asesinada han indicado que será la familia la que vuelva a iniciar la búsqueda del cuerpo "por su cuenta" y con sus propios medios, y que para eso ya han contactado con los dueños de la finca donde estaba dicha zanja.
Eva Casanueva ha subrayado que ya se les ha "ofrecido mucha gente voluntariamente para buscarla", como personas de Camas, empresas que tienen excavadoras y la Sociedad Andaluza de Detectores de Metales.
"Siempre tendremos fe en la Justicia hasta que se demuestre lo contrario", ha resaltado la madre, pero están "con la desesperación de que a día de hoy todavía no se ha encontrado a la niña", si bien quiere mantener "esa confianza", a lo que su marido ha agregado: "debemos tenerla".
Según la madre, "hay momentos en que flaquea y te preguntas por qué a estas alturas todavía no hay nada claro, pero la esperanza es lo último que se pierde", y que "muchas veces" también se preguntan "si es tan difícil que en un momento determinado alguien tenga el corazón de decir anónimamente algo que ponga fin a esta tortura".
La Fiscalía de Sevilla ha pedido 52 años de cárcel para el asesino confeso por presuntos delitos de asesinato, dos de violación y por un delito contra la integridad moral de los padres por negarse a desvelar el paradero del cuerpo, a la vez que ha pedido 8 años para Francisco Javier y 5 para la novia de éste último y para Samuel B.P., que presuntamente colaboró en la ocultación del cuerpo.