Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ataque de pandilleros a deportistas deja 6 muertos y 11 heridos en Guatemala

Al menos seis personas, entre ellos un bebé, murieron y otras once resultaron heridas durante un ataque a tiros perpetrado por pandilleros contra un grupo de deportistas en el sur de la capital guatemalteca, informó hoy la Policía.
Dos equipos jugaban anoche al papifútbol (fútbol cinco) en las canchas de la colonia Santa Fe, cuando se perpetró el ataque que también alcanzó a varios aficionados a este deporte.
Según la Policía Nacional Civil (PNC), al menos tres hombres en dos motocicletas y dos más que se encontraban en los graderíos abrieron fuego contra los jugadores y el resto de personas que observa el partido.
Durante el ataque murieron dos adultos y tres menores de edad, entre ellos una mujer identificada como Marisol Pérez, de 16 años, quien observaba el partido y estaba embarazada.
Pese a que el bebé fue rescatado con vida de su vientre, éste falleció en un hospital, con lo que suman seis los fallecidos.
Otras once personas, uno de ellos de 14 años, resultaron con graves heridas de bala y su estado es delicado, según las autoridades.
Testigos del ataque dijeron a la PNC que los responsables son miembros de una pandilla que opera en un lugar conocido como La Isla, localizada también en la colonia Santa Fe, que se ubica al final del aeropuerto internacional La Aurora.
Hasta el momento, según las autoridades, se desconoce el móvil del ataque.
En Guatemala se registran a diario al menos 17 asesinatos y la inseguridad que se vive en el país mantiene en un clima de zozobra a los más de 13 millones de habitantes.
Durante el 2008, según las cifras oficiales, la violencia se cobró la vida de unas 6.200 personas y es considerado como el año más violento en la historia de este país centroamericano.