Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El parque del Tibidabo permanece cerrado en señal de duelo por la menor muerta

Estado en el que quedó la atracción de 'El Péndulo' tras el siniestro. Foto: EFE.telecinco.es
En declaraciones a los medios, la presidenta del parque, Sara Jaurrieta, ha explicado que la instalación había pasado su control diario de mantenimiento y que el 9 de junio también había pasado un control de una empresa externa, que se hace una vez al año, que expide un certificado. 
Así, el parque abrirá una investigación interna que irá en paralelo a la judicial.
El SEM recibió la alerta del accidente a las 19.13 horas del sábado. En total, hasta el lugar del siniestro se desplazaron cinco ambulancias, un helicóptero y un coche de intervención rápida.
Fuentes de la Guardia Urbana han indicado que el suceso se habría producido cuando la atracción 'El péndulo' ha caído sobre otra denominada 'Mina de oro' por causas que no se pueden concretar, por el momento.
Ingresadas pero fuera de peligro
Mientras, las dos jóvenes de 15 años que resultaron heridas muy graves en el accidente siguen ingresadas en dos hospitales de la ciudad aunque su vida no corre peligro.
A falta de un comunicado oficial del departamento de Salud de la Generalitat, fuentes sanitarias han precisado que la evolución de las dos chicas es positiva y que no se teme por sus vidas, aunque sus heridas son muy graves.
Una de las dos jóvenes, que está ingresada en el Hospital de la Vall d'Hebron, ha sido intervenida a lo largo de la noche de los politraumatismos que sufrió.
En el siniestro, se produjo un tercer herido, un joven de la misma edad, que pudo salir por su propio pie de la atracción siniestrada y fue trasladado al Hospital General de Cataluña por sus familiares.
La atracción fue inaugurada en julio de 2006, y se trata de una atracción en caída libre con movimiento pendular de unos cincuenta metros de recorrido. El brazo articulado que se ha roto pesa 25 toneladas y eleva a los viajeros 38 metros de altura, desde donde les deja caer en caída libre a una velocidad de 100 kilómetros por hora en 2,8 segundos. EPF