Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La patronal de la prensa boliviana rechaza las expresiones ofensivas de Morales

El presidente Evo Morales llamó a los periodistas "pollos de granja". EFE/Archivotelecinco.es
La patronal de la prensa boliviana rechazó hoy "enérgicamente cualquier expresión ofensiva" del presidente Evo Morales a los periodistas, a los que el mandatario llegó a llamar la semana pasada "pollos de granja".
En un comunicado, la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) lamentó la intención del Gobierno de Morales de "desprestigiar a los medios de comunicación independientes nacionales" ante una misión de la Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) en la reunión que mantuvieron la semana pasada en La Paz.
En ese encuentro, funcionarios del Ejecutivo mostraron a los miembros de la SIP lo que el Gobierno considera "manipulaciones" a través de recortes de prensa e informaciones de televisión de medios considerados por Morales como afines a la oposición.
Por su parte, la misión de la SIP, tras reunirse con Morales, advirtió de que el ambiente de confrontación y polarización que vive Bolivia puede afectar a la libertad de prensa en el país.
La ANP aseguró que los argumentos que el Gobierno usó en ese encuentro pretendían que la delegación de la SIP se llevase una "impresión equivocada de la real situación del periodismo boliviano".
Sin embargo, el comunicado señala que los argumentos de que los periodistas se han convertido en un movimiento político de oposición o que la credibilidad del periodismo ha caído en picado "no han convencido a la SIP".
La patronal de la prensa considera asimismo "inaceptable" el calificativo de "pollos de granja" para los periodistas y "un endeble sustento para justificar su actitud de discriminarlos" respecto a los medios estatales e internacionales a quienes el líder indígena sí llama para ofrecer conferencias de prensa.
El comunicado asegura que solo habrá una "total y efectiva libertad de prensa" en Bolivia cuando se deje de intimidar y atacar al periodismo independiente, se apruebe una ley de acceso a la información que se respete por todos los funcionarios del Gobierno y sean derogadas las normas de penalización al periodismo.
La ANP insiste en que los medios a los que agrupa "jamás han considerado al presidente Morales y a su Gobierno como enemigos" y sostiene que ha dado "suficientes muestras" de mantener relaciones normales con el Ejecutivo.
Además, la patronal de los medios expresa su preocupación por el juicio promovido por Morales contra el diario La Prensa por el presunto delito de desacato y considera que "pretende atemorizar al periodismo".
Por todo ello, la ANP exhorta a Morales a "restablecer las condiciones de normalidad y de respeto al trabajo de los medios de comunicación y los periodistas".
También llama a diluir la "falsa imagen" que el Estado pretende proyectar de una "supuesta e inexistente" confrontación entre el Gobierno y los periodistas.