Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pediatras recuerdan la conveniencia de lavar los disfraces antes de su primer uso para evitar erupciones en la piel

La Asociación Española de Pediatría (AEP), a través de su iniciativa 'Únete a la Tropa Supersana. Descubre tus poderes', ha recordado la conveniencia de lavar los disfraces antes de su primer uso para evitar rojeces, reacciones alérgicas o pequeñas heridas en la piel.
"Algunas telas de disfraces pueden provocar erupciones al estar contacto con la piel del niño. Por eso, hay que utilizar camisetas interiores, mallas o leotardos debajo de la ropa del disfraz. Esto ayudará no solo a evitar reacciones, sino también a mantener al niño más protegido frente al frío de la calle", ha comentado el coordinador del Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones No Intencionadas en la Infancia (CSPLNII) de la AEP, Santiago Mintegi.
Respecto a los complementos de los disfraces, como varitas o espadas, los expertos han asegurado que es preferible que sean de materiales blandos y con puntas redondeadas para que no puedan causar heridas. Además, y debido a que las caretas y el maquillaje facial son elementos muy empleados durante los días de carnavales y la cara es una zona especialmente sensible en los niños, antes de elegir una careta el doctor Mintegi ha destacado la necesidad de comprobar que el niño respira sin dificultad y que ésta no entorpece su campo de visión y les permite ver sin problemas todo lo que pasa a su alrededor.
"Si el niño no ve bien puede tropezar o sufrir algún accidente. Hay que tener en cuenta, además, que en carnavales, el color, los disfraces y el ruido pueden desorientar a los niños fácilmente", ha señalado, para subraya la importancia de emplear pinturas de cara especialmente diseñadas para ello, como pinturas hipoalergénicos o pinturas al agua, que ayuden a prevenir reacciones alérgicas o irritaciones de piel.
LOS PETARDOS, UN RIESGO PARA LOS NIÑOS
Por otra parte, los pediatras han recordado que el uso de petardos y cohetes es muy habitual en fiestas como los carnavales y han avisado de los riesgos que tiene que los manipulen los niños.
"Desde el Comité creemos firmemente que los niños no deben manipular cohetes o petardos bajo ningún concepto al ser elementos potencialmente peligrosos que pueden causar quemaduras, heridas o lesiones auditivas de distintos grados", ha recalcado Mintegi.
Finalmente, ha señalado que "siempre" deben cumplirse unas normas de seguridad básicas al respecto, como evitar su lanzamiento en interiores o espacios cerrados, o comprobar que los elementos que componen el disfraz está compuesto de materiales no inflamables. "Mantener siempre el sentido común y buscar la forma de evitar posibles peligros es la mejor manera de disfrutar de fiestas como los carnavales en todo su esplendor", ha zanjado el experto.