Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pelo crece más rápido en verano

El cuidado capilar en verano es imprescindible. Foto: Gtrestelecinco.es
El pelo crece más rápido en verano porque el calor provoca la vasodilatación de su raíz generando un aumento en el ritmo del crecimiento del cabello, según explica el jefe de servicio de Dermatología del Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, Enrique Herrera.
El experto ha asegurado que "el calor produce una vasodilatación que provoca que aumente el ritmo del crecimiento del pelo, sin embargo, es lógico que en octubre y noviembre se perciba que se cae más el pelo porque en realidad está desapareciendo el cabello que ha crecido más rápidamente durante los meses de verano".
El cuidado capilar en verano es imprescindible para evitar las quemaduras ocasionadas por los rayos ultravioleta en el tallo del pelo, por lo que los expertos recomiendan proteger el cuero cabelludo del sol con sombreros y gorras e incluso utilizar fotoprotectores solares especialmente indicados para el pelo.
"El cabello también sufre durante el verano, sobre todo el tallo que es la parte del pelo en la que se producen quemaduras solares intensas que dañan la queratina, una de las principales proteínas que componen el pelo", ha explicado a Europa Press el jefe de servicio de Dermatología del Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, Enrique Herrera.
Según el doctor, "hoy en día existen fotoprotectores solares para el pelo que se pueden utilizar para evitar los posibles daños ocasionados por los rayos ultravioleta en el pelo". Además, recomienda el uso de "sombreros o gorras" para proteger el cuero cabelludo, especialmente para las personas con poco pelo o a aquellos que sufren alopecia puesto que "el cabello es un protector natural frente al sol, por lo que a aquellos que tienen poco pelo el sol les hace mucho más daño y deben usar un fotoprotector mucho más potente".
Respecto a los tratamientos existentes en el mercado para frenar la caída del pelo, Herrera se ha mostrado reticente respecto a los champús y ampollas que se anuncian como métodos anticaída capilar, pero asegura que "existen muchos tipos de alopecia y hay tratamientos como el finasteride, que si se utilizan después de un correcto diagnóstico, pueden bloquear la caída del pelo, pero no produce un aumento de cuero cabelludo", ha expuesto Herrera, que también es miembro del Grupo Español de Tricología.