Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas que empiezan a consumir alcohol a edades tempranas tienen más riesgo de llegar a ser dependientes

El coordinador del Grupo de Trabajo de Alcohol y Alcoholismo de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), el doctor Javier Laso, ha advertido de que las personas que empiezan a consumir alcohol desde una edad temprana corren un riesgo más elevado de desarrollar dependencia y ha señalado que los jóvenes son más vulnerables al alcohol.
"Los jóvenes y adolescentes, cuyo patrón habitual de consumo en atracones o 'binge drinking', es el más neurotóxico", ha precisado el experto. Por otra parte, ha aclarado que "entre los problemas relacionados con el alcohol, destacan las enfermedades hepáticas, pancreáticas, neurológicas y cardiovasculares".
En este sentido, el doctor Laso ha recomendado que "el internista contribuya a la prevención de estos problemas, identificando lo antes posible un consumo de alcohol de riesgo, al igual que se esfuerza por detectar precozmente una hipertensión arterial o una hipercolesterolemia".
El 'Congreso Nacional que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)' y el 'XIV Congreso de la Sociedad Canaria de Medicina Interna' que se están celebrando en Maspalomas (Gran Canaria) están abordando está temática.
BEBEDORES DE RIESGO
Cerca del 60 por ciento de la población española mayor de 16 años consume alcohol habitualmente y más del cinco es considerada bebedora de riesgo puesto que lo hace en exceso.
Asimismo, el estudio ALCHIMIE, iniciativa de la SEMI, ha revelado que hasta un 22 por ciento de los pacientes ingresados en hospitales de algunos países europeos, entre el que se encuentra España, presenta trastornos relacionados con el alcohol.
ALCOHOL COMO PROTECTOR
Por otra parte, el estudio 'Prevención con Dieta Mediterránea' (PREDIMED) ha revelado que el consumo diario, en mujeres, de diez gramos de alcohol o de 20 gramos, en hombres, ejerce un efecto protector frente a enfermedades cardiovasculares.
No obstante, un reciente estudio europeo sobre alcohol y su impacto en mayores de 65 años, el informe 'Vintage', indica que el alcohol altera su estado nutricional, especialmente en lo que se refiere a déficit de vitaminas del complejo B y otros micronutrientes.