Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi mil personas recuerdan a José Félix, muerto hace un año por una paliza

Una manifestación convocada por el Ayuntamiento de Sonseca y los familiares y amigos de José Félix García-Ochoa, fallecido el pasado año tras más de un mes en estado de coma a consecuencia de la brutal paliza por parte de tres jóvenes de la localidad. EFE/Archivotelecinco.es
Cerca de un millar de personas se han concentrado esta tarde en una plaza de la localidad toledana de Sonseca para recordar a José Félix García-Ochoa, un joven que hoy habría cumplido 31 años y que murió hace un año como consecuencia de la brutal paliza que le propinaron otros tres jóvenes.
Convocada por los familiares y amigos de José Félix, la concentración ha tenido lugar en la plaza de la Virgen de los Remedios, donde se ha mostrado una pancarta con el lema "Justicia, José Félix siempre con nosotros".
El alcalde de la localidad, José Millán, y el delegado de Educación de la Junta en Toledo, Félix Ortega, han acompañado a los padres del joven Félix y Remedios y al resto de familiares y amigos.
Nuria, una de sus hermanas, ha leído un manifiesto en el que ha pedido que los responsables de su muerte -que fueron detenidos- "cumplan sin resquicios las penas que les sean impuestas".
Ha afirmado que desde la muerte de José Félix -que falleció un mes después de la paliza en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo- sus seres queridos están "sumidos en una pesadilla de la que no se puede escapar", pues su ausencia es tan grande es tan grande "que ya nada podrá ser igual".
Sin embargo, ha agradecido a quienes han acudido al homenaje que hayan estado a su lado, les hayan enseñado "la cara más solidaria, comprensiva y afectuosa" y demostrado que "el bien, la unidad y la confianza en los grandes valores siempre se impondrán ante la violencia, el odio y el desánimo".
"Habéis dado todo un ejemplo, también los jóvenes (porque hay una parte mayoritaria de la juventud que apuesta por la convivencia, y hay que decirlo en voz alta). Tanto yo como mi familia y el grupo de amigos de José Félix, queremos agradecéroslo infinitamente", ha añadido.
Nuria ha explicado por qué su familia ha asistido a las manifestaciones por la muerte de Marta del Castillo y de Carolina Planells para pedir "el endurecimiento y cumplimiento íntegro de las penas".
"Creemos que con ello se puedan evitar estos casos tan terribles, y desde luego, porque en determinados delitos no nos merecemos ver en la calle a quienes han destrozado por completo nuestras vidas", ha expuesto.
Ha subrayado además su plena confianza en la Justicia, y en que, aunque "ya nada ni nadie" les devolverá a José Félix, al menos "quienes lo mataron cumplan sin resquicios las penas que les sean impuestas".
Los hechos ocurrieron sobre las cinco de la madrugada del sábado 1 de marzo del año pasado cuando los tres jóvenes lanzaron una botella al vehículo de la víctima a la salida de un bar de copas de la población y éste les reprendió.
Posteriormente, siguieron a la víctima, a la que esperaron en las inmediaciones de su domicilio, una vivienda apartada del casco urbano, cuando llegaba en su coche en compañía de una amiga.
Allí, y tras amenazar a la chica, cogieron a José Félix y lo alejaron unos cien metros hasta un olivar, donde recibió numerosos golpes en la cabeza.
Murió el 4 de abril de 2008 en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo.
Los jóvenes -M.R.C., F.G.G. y A.D.G-V., de 23 y 24 años, están en prisión preventiva en Ocaña (Toledo).