Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 75% de la población cree que solo es necesario limpiar los juguetes con jabón y agua, según un estudio

Los juguetes son una posible vía de transmisión de gérmenes patógenos contaminados con bacterias y virus respiratorios o digestivos si no se desinfectan de forma adecuada y con frecuencia. De hecho, un 20 por ciento de la población asegura no desinfectar nunca los juguetes, y un 75 por ciento considera que solo es necesario lavarlos con jabón y agua, según un estudio de Sanytol.
El estudio, realizado en colaboración con la Universidad de Barcelona, también revela que solo el 38 por ciento de los encuestados desinfecta con frecuencia los juguetes, aunque existe cierta confusión en relación al concepto de desinfección.
Para ello, la doctora en biología Maite Muniesa, ha explicado que, para la correcta desinfección, el jabón no es suficiente porque muchos gérmenes son resistentes a la limpieza convencional.
Existen limpiadores desinfectantes que "contienen tanto un ingrediente para eliminar la suciedad de las superficies, como uno o más ingredientes desinfectantes que eliminan los gérmenes", ha indicado la experta.
CONTAMINADOS POR LA MANIPULACIÓN
Los muñecos, peluches o sonajeros pasan de un niño a otro e incluso se caen al suelo. Por tanto, se contaminan por manipulación y porque los niños se los llevan a la boca.
Un estudio sobre juguetes de casas y guarderías ya mostró que el 67,5 por ciento de los juguetes daban resultados positivos para, al menos, una bacteria patógena. Otro estudio reveló que las bacterias causantes de afecciones respiratorias y de anginas sobreviven en la superficie de entre el 4 y el 11 por ciento de los juguetes analizados.
En este sentido, una investigación en diversas guarderías con brotes de rotavirus, la causa más común de diarrea infecciosa, indico que el 39 por ciento de las bolas de juguete estaban contaminadas con este virus.
LOS NIÑOS SON MÁS PROPENSOS
Según el estudio de Sanytol, los niños y bebés son más susceptibles de tener infecciones porque su sistema inmunológico aún se encuentra en desarrollo y no en su total madurez.
A este factor hay que añadirle que los hábitos de higiene de los niños aumentan las posibilidades de contacto con patógenos en aquellos que gatean por el suelo, se llevan objetos a la boca o protestan para lavarse las manos.